Svetogorsk
Imagen de la ciudad rusa de Svetogorsk. WIKIPEDIA

Svetogorsk es una pequeña ciudad rusa fronteriza con Finlandia que ha saltado a la fama después de que su alcalde declarará públicamente que, entre sus poco más de 15.000 habitantes, no hay "ni un solo gay".

"En Svetogorsk no hubo, no hay y no habrá ni un solo gay", declaró a comienzos de mes un ufano Serguei Davidov, alcalde de la localidad situada en la región de Leningrado.

Davidov, un coronel del Ejército ruso en la reserva, incluso invitó al mayor azote de las minorías sexuales en este país, el diputado Serguei Milonov, a visitar la ciudad para comprobar que está en lo cierto.

¿Ha visto alguna vez una marcha de orgullo gay en Svetogorsk?"Con todos los respetos para Milonov, es importante decir que el diputado ha dedicado muchos esfuerzos a ese problema, pero no ha logrado unos resultados tan extraordinarios", dijo.

Milonov es el político que promovió la adopción de la ley contra la propaganda homosexual, símbolo de la homofobia en un país donde las minorías sexuales apenas han salido de las catacumbas, no digamos del armario.

El alcalde destacó que en los últimos años en San Petersburgo, considerada la ciudad más liberal de Rusia, "tienen lugar continuamente marchas de orgullo gay".

"¿Ha visto alguna vez una marcha de orgullo gay en Svetogorsk? Así que, invitamos a Milonov a aprender de nuestra experiencia y a todos aquellos que quieran poner en duda la presencia de individuos con orientación sexual no tradicional", señaló.

No pasarán, ni siquiera desde Occidente

Todo empezó con la aparición en una tienda local, que se encuentra a unos pocos cientos de metros de una escuela, de caramelos con forma de órgano sexual masculino, lo que el Ayuntamiento consideró inadmisible.

Entonces, Davidov consideró necesario estudiar el tema y declarar que en Svetogorsk, ciudad cerrada desde tiempos soviéticos al ser fronteriza con el mundo occidental, no hay gays. "No pasarán, ni siquiera desde Occidente", dijo, en referencia a la vecina Finlandia.

Milonov, al tiempo que destacó que los homosexuales son "libres" de vivir donde crean conveniente, se congratuló de que haya ciudades rusas donde no viva gente "con tendencia al vicio y el pecado".

Y abogó por crear "las condiciones ideales para el desarrollo armónico y moral del ciudadano", lo que contribuirá, entre otras cosas, al "aumento de la natalidad".

Activistas de San Petersburgo

Los activistas homosexuales de San Petersburgo no se arredraron, decidieron rebatir la categórica afirmación del alcalde de Svetogorsk y se desplazaron para ser "los primeros gays" en pisar la ciudad.

Incluso intentaron reunirse con el alcalde, pero este se negó a recibirles y finalmente fueron detenidos, al igual que periodistas que han intentado acceder a la ciudad en los últimos días.

"Las declaraciones del alcalde son un reflejo de la situación en el resto del país. En Rusia es el Estado el que promueve la homofobia", aseguró esta semana Alexei Sergueyev, uno de los activistas de la Alianza de heterosexuales y LGBT por la igualdad de derechos, que viajó a Svetogorsk.

Las declaraciones del alcalde son un reflejo de la situación en el resto del país. En Rusia es el Estado el que promueve la homofobia

Las cosas empezaron mal, ya que dos de los activistas fueron retenidos nada más llegar en autobús a la ciudad, entre ellos un conocido periodista local, Boris Konakov, que confesó recientemente haber contraído el sida.

"Prometí que los gais no pasarían, entonces no pasarán", dijo Davidov.

El resto pudo pasear por la ciudad y sacar fotos con el fin de animar a otros homosexuales a visitar Svetogorsk, y poner en evidencia la afirmación de que es "una ciudad libre de gais".

"Queremos promover el turismo gay en Svetogorsk. No hay otra ciudad igual en el mapa mundial", dijo Sergueyev, quien considera que la ironía es una buena forma de combatir la intolerancia y la agresividad.

Como para entrar en esta ciudad cerrada se necesita un permiso especial o una invitación de un residente local, algo de lo que carecían los activistas, estos fueron detenidos por agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

"Nos entregaron una advertencia por escrito, nos llevaron a la estación de autobuses y nos obligaron a borrar las imágenes de vídeo que no les gustaron", precisó.

No obstante, considera que cumplieron su misión, ya que más de 50 diarios rusos han sacado a la luz la polémica sobre "la ciudad sin gays", un tema que habitualmente es censurado por los medios oficiales.

"De paso, animamos a la gente a que salga del armario, especialmente en los pueblos pequeños, donde se conoce todo el mundo y los homosexuales tiene miedo", señala.

Tras las declaraciones del alcalde de Svetogorsk, otros dirigentes de localidades de la región también han proclamado sus ambiciones de convertirse en capitales de la lucha contra las minorías sexuales.

Sergueyev cree que el pueblo ruso es homófobo, aunque no en el sentido estrictamente religioso, "como en EE UU", pero es "optimista", ya que las nuevas generaciones son más libres y están en permanente contacto con Occidente a través de internet.