TRAJES
Los nueve figurinistas posan junto a algunos de los trajes que idearon. PABLO ELÍAS

Una película te puede llegar a conmover. Se ríe o se llora con el argumento. Se disfruta más o menos de una buena actuación, incluso de una mediocre, pero pocos -por no decir ningún espectador- se acuerdan de cómo iba vestido el protagonista.

 

Sólo se valora el vestuario de las películas de época

Sin embargo,
hay muchas horas de estudio sobre qué ropa deben llevar los personajes de una película, ya que su indumentaria, sin darnos cuenta, los va a definir. «Sólo se valora el vestuario en el cine cuando se trata de una película de época, pero cuando se desarrolla en el tiempo actual parece que los actores van vestidos desde su casa a los rodajes», ironizó Pedro Moreno, uno de los grandes figurinistas españoles.

 

Nueve de los mejores diseñadores de vestuario han aprovechado su encuentro en la Seminci para reivindicar su lugar en el cine, conscientes de que siempre se espera de ellos un milagro, «muchas veces, a última hora y con muy poco presupuesto, ya que cada día hay menos organización en el cine», coincidieron en señalar.

Una escuela ¡ya!

La mayoría son autodidactas y ahora enseñan la profesión a algún ayudante, pero reclamaron más oportunidades para los jóvenes con talento, «y por favor, una escuela de vestuario seria en este país», concluyó Sonia Grande.

Vestir los sueños

Para homenajear a todos estos creadores de vestuario, la Seminci ha organizado una muestra en la sala municipal de exposiciones del Teatro Calderón. Estará abierta hasta el 4 de noviembre de 12 a 14 y de 1.30 a 21.30 horas y la entrada será gratuita. En la exhibición se pueden ver los dibujos realizados por los diseñadores en papel, que son la base sobre la que después trabajan las sastrerías.

También se pueden observar muestras de algunas de las telas utilizadas, así como el magnífico resultado final de algunos de los diseños: los trajes reales que fueron utilizados, en su día, en conocidas películas.