Los vecinos de la barriada de El Arenal han convencido al Ayuntamiento para que busque alternativas a su idea de instalar contenedores individuales de basura dentro de los edificios.
Lipasam va a colocar vallas, cuyas medidas y material aún están por determinar, alrededor de los que hay en la calle para evitar su impacto visual en una zona muy turística de la ciudad y evitar las molestias que suponen para los residentes cuando son desplazados por los conductores que buscan aparcamiento para su coche.

El director gerente de Lipasam, Rafael Pineda, explicó que, de tener éxito, esta medida experimental se extendería al resto del casco histórico.
La empresa municipal de limpieza ha descartado el soterramiento de los contenedores porque el subsuelo de la zona está casi totalmente copado por las tomas de agua, gas, electricidad... y muchas de las calles son excesivamente estrechas.