Manifestantes en la movilización por el aborto libre en Madrid
Manifestantes en una movilización por el aborto libre en Madrid EUROPA PRESS

Los ministros de Cooperación para el Desarrollo de Holanda, Bélgica, Dinamarca y Suecia se han reunido este jueves en apoyo a la creación de un fondo internacional de aborto seguro y en defensa de los derechos de las mujeres, una iniciativa a la que destinarán 51 millones de euros.

Los titulares de Cooperación hicieron pública esta aportación durante la rueda de prensa previa a la conferencia internacional "She decides" (Ella decide), que se ha celebrado este jueves en Bruselas, y que también da nombre al fondo internacional.

El evento supone una respuesta a la decisión del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de eliminar las subvenciones que Washington concedía a organizaciones de planificación familiar en países en desarrollo.

"She decides", que busca contrarrestar un recorte de 600 millones de dólares, comienza su andadura con un apoyo de 51 millones de euros procedentes de los gobiernos de Suecia (21 millones) y Holanda, Bélgica y Dinamarca (10 millones cada uno).

Además, la iniciativa ya ha recibido el respaldo de países como Canadá, Kenia, Etiopía, Mozambique y Vietnam.

La ministra holandesa de Cooperación e impulsora de esta iniciativa, Lilianne Ploumen, señaló que su objetivo era completar el "agujero" que ha causado Estados Unidos en la financiación de programas de educación sexual, aborto seguro y planificación familiar.

El ministro belga de Cooperación, Alexander De Croo, insistió en que "She Decides" no pretende ir "en contra de algo o alguien", sino "a favor de que las mujeres y niñas puedan decidir sobre su vida".

Una de las metas de los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas para 2030 es la erradicación de la pobreza extrema, una tarea para la cual, según De Croo, el acceso de mujeres y niñas a servicios de salud reproductiva resulta "crucial".

En ese sentido, la titular sueca de Desarrollo, Ulla Tørnæs, aseguró que la garantía de que las mujeres puedan contar con información y acceso a estos servicios es "un vehículo para el desarrollo".

La ministra danesa de Cooperación, Isabella Lövin, recordó que "hablar de los derechos de la mujer es hablar de derechos humanos".