Puesta de sol en Roses
Puesta de sol en la bahía de Roses Bàrbara Julbe

Situado en el Alt Empordà, Roses es un pueblo de esencia mediterránea y de marcada tradición marinera. Además, cuenta con un entorno natural único. Se encuentra al norte de la Costa Brava, a menos de 30 Km. de la frontera francesa, a 65 km. de Girona y a 160 km. de Barcelona. Esto la convierte en una villa conectada al mundo y plenamente turística.

Uno de sus atractivos son las puestas de sol que se contemplan des de la playa. Rosas, por su situación, es el pueblo donde más tarde se pone el astro rey de toda Catalunya.

Además de la playa, la villa ofrece otros atractivos como el puerto, situado en la misma bahía. La infraestructura ofrece servicio a 485 embarcaciones y al ubicarse en el mismo espacio urbano hace que sea muy frecuentado por los fascinados a la navegación deportiva.

Para los amantes del senderismo y la naturaleza, en Roses se pueden hacer excursiones en el Cap de Creus, uno de los parques naturales de más superficie protegida de Catalunya. Y sin duda, un lugar de moda. Ya hace años en este espacio natural se rodó la película El faro del fin del mundo de Orson Welles.

En el centro de la ciudad es obligado hacer un paseo por el recinto de la Ciutadella. Declarado conjunto histórico-artístico el año 1961, reúne vestigios de diferentes épocas y ocupaciones.

Rosas ofrece desde la cocina tradicional del Suquet de Peix hasta los alardes geniales y elaboraciones imposibles de Ferran Adrià

Y como después de la visita, seguro que nos ha entrado hambre, en Rosas su cocina se caracteriza por la variedad de productos, típicamente mediterráneos. Es tradicional en elaboración pero selecta en los productos, ya que como base principal tiene el pescado fresco de la bahía. El suquet de peix es la receta estrella y se trata de una combinación de productos frescos, tan simple como hervir pescado fresco con patatas.

Pero para los más selectos, en Cala Montjoi encontramos el considerado actualmente mejor restaurante del mundo: El Bulli y su genio Ferran Adrià. Su cocina, reinventándose continuamente, es una revolución gastronómica dónde los sentidos son los protagonistas. Gusto, olfato, vista, tacto, incluso oído participan en cada creación que se convierte en un homenaje al propio comensal.

CONSULTA AQUÍ MAS NOTICIAS DE GIRONA