Sandra Acosta es una de las cinco primeras mujeres en España en someterse a una operación para reimplantarse tejido ovárico, y así poder tener hijos tras recibir un tratamiento agresivo como es la quimioterapia. La intervención se hizo en agosto en el hospital Doctor Peset de Valencia.

¿Como conoció esta opción?

Nada más saber que, tras la quimioterapia, existía el riesgo de no poder quedarme embarazada, investigué a través de Internet.

¿Es una operación sencilla?

No es una intervención nada complicada. Primero tuvieron que operarme, en 2005, para extraerme una muestra de tejido ovárico y tuve que esperar dos años hasta que finalicé la quimioterapia para hacerme el reimplante.

¿Como fue la recuperación?

Tuve la mala suerte de coger una infección de garganta que me tuvo 15 días en el hospital. Aún hoy sigo recuperándome: tengo la zona inflamada, cansancio general y dolor .

¿Qué ha supuesto para usted?

He recuperado mi feminidad.

¿Quiere ser mamá pronto?

Tengo muchas ganas y, en cuanto vuleva a tener la menstruación, lo intentaré con la fecundación artificial: ahora no tengo pareja.

BIO Nació en Colombia hace 34 años, pero vive en Tarragona. Trabaja en la Fundación Onada, que se dedica a la reinserción laboral.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA