No sólo los aficionados al mundo del motor ganarán con la construcción del circuito urbano de Fórmula 1. También los amantes del ciclismo podrán disfrutar, a lo largo del año que viene, de tres kilómetros nuevos de carril-bici.

Fuentes de la Conselleria de Infraestructuras han informado que «el proyecto del circuito urbano correspondiente a la parte del Grao incluye cerca de 3.000 metros de carril-bici que irán desde las actuales vías del tren de Serrería hasta el puerto, a través de las prolongaciones de la avenida Francia y La Alameda, cuyas aceras tendrán entre 15 y 35 metros de ancho».

Este nuevo tramo estará conectado al de la Marina Juan Carlos I, en el puerto. Así, «en el entorno del circuito habrá más de 6.000 metros de carril-bici», explicaron. Ésto no significa, sin embargo, que el circuito vaya a tener un carril-bici paralelo, como ya informó el Defensor del Ciudadano de 20 minutos.

En este sentido, el portavoz del colectivo Valencia en Bici, Salvador Ramos, explica: «Todo lo que sea aumentar la red de carril-bici nos parece bien, pero es importante que luego se mantenga y se conecten los tramos entre sí. En Valencia, hay tramos llenos de baches. En otros, te golpeas contra las ramas de los árboles sin podar y otros, de repente, desaparecen».

Vías reservadas para los vecinos

Los futuros vecinos del sector del Grao que se está urbanizando con las obras del circuito urbano podrán acceder a sus garajes sin problemas el fin de semana del Gran Premio, el próximo 24 de agosto. El proyecto del circuito prevé la construcción de una serie de vías de servicio para particulares que suman un total de 1.900 metros de largo. Estas vías tendrán una anchura de seis metros, según fuentes de la Conselleria de Infraestructuras. También se mantendrá abierta la vía de servicio de la calle J. J. Dómine que permitirá la entrada y salida de los vecinos de la zona durante las carreras.