Así lo ha anunciado este viernes en Granada la consejera de Hacienda y Administración, María Jesús Montero, quien ha explicado que su departamento está preparando la orden para que en los primeros quinces días de marzo se pueda sacar la convocatoria para la presentación de proyectos de cara a ejecutar una infraestructura de ocio superior a los 700 metros cuadrados y con capacidad para acoger como mínimo a medio millar de personas.

La orden se plantea para la ciudad de Granada y un entorno de actuación de unos 30 kilómetros, por lo que el casino podría estar ubicado en el cinturón metropolitano. No obstante, la capital ya ha sido receptora de varias peticiones empresariales en este sentido.

Los proyectos para este gran casino irán vinculados a espacios de restauración, salas de fiesta y ocio nocturno y la elección se hará teniendo en cuenta aspectos vinculados al empleo y a la inversión especialmente.

Tras una reunión con la delegada del Gobierno andaluz en Granada, Sandra García, para analizar los términos de la licitación para la concesión de estas nuevas instalaciones de ocio en Granada, Montero ha destacado que los cinco casinos que funcionan actualmente en Andalucía registraron durante 2016 un total de 350.000 visitas y movilizaron 191 millones de euros.

La consejera ha indicado que el sector del juego en su conjunto representa el 1,16 por ciento del PIB andaluz y genera un total de 8.000 empleos directos en la comunidad.

Según ha explicado, la autorización de un casino de juego en Granada permitiría crear 200 puestos de trabajo directos en función del tamaño de las instalaciones. Durante su primer año de funcionamiento podría recibir unas 50.000 visitas. Una vez publicada la Orden en BOJA, se abrirá un plazo de tres meses para la presentación de los proyectos.

Montero ha recordado que la Junta tiene competencias exclusivas en materia de casinos, juegos y apuestas. Asimismo corresponde a la comunidad autónoma la concesión y autorización de nuevos casinos de juego mediante concurso público en el que se valoran aspectos como el interés turístico del proyecto, la solvencia de los promotores y el programa de inversiones. La vigencia de la autorización se establece en quince años renovables.

La autorización de un nuevo casino está sometida al cumplimiento de determinados requisitos y condiciones mínimas, como la prestación de servicios complementarios de bar, restaurante, salas de espectáculos o fiestas y salas de estar. Por su parte, la sala principal de juego debe tener capacidad para un aforo mínimo de 500 personas, lo que exige una superficie útil de 750 metros cuadrados.

Respecto a las empresas concesionarias, deben estar constituidas como sociedades anóminas con un capital social mínimo y totalmente desembolsado en acciones nominativas de 2,5 millones de euros, tener como objeto social exclusivo la explotación de casinos de juego y constituir la correspondiente fianza en la Consejería de Hacienda y Administración Pública.

Montero ha recordado que los cinco casinos de juego de Andalucía están ubicados en Cádiz (El Puerto de Santa María y San Roque), Málaga (Benalmádena y Marbella) y Sevilla (Tomares). Con más de 190 millones de euros movilizados conjuntamente en 2016, lo que supone una media por casino de 38 millones de euros anuales. Una vez descontados los premios otorgados a los jugadores, el beneficio bruto estimado por casino de juego es de 12 millones de euros al año.

Consulta aquí más noticias de Granada.