Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan al 7 de febrero de 2015, cuando el acusado, Francisco H.H., cerró un contrato con la primera de las víctimas para la venta de una partida de 17 terneros por valor de 11.392 euros.

Con "la intención de incrementar de forma ilícita su patrimonio", entregó para el pago un talón bancario a sabiendas de la imposibilidad de su cobro al no haber fondos en la cuenta, lo cual conoció la víctima cuando fue a hacerlo efectivo al banco, donde tuvo además que abonar 455 euros por gastos de devolución.

El acusado supuestamente repitió la operación dos días después, el 9 de febrero de ese mismo año, cerrando un contrato de compraventa con una tercera persona sobre una partida de ocho terneros valorados en 2.983 euros y pagando con otro talón sin fondos. Además de no cobrar el dinero, la víctima tuvo que abonar en la entidad bancaria 119 euros por gastos de devolución.

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de un delito de estafa continuado por el que pide la pena de dos años y medio de prisión para el acusado.

Consulta aquí más noticias de Granada.