Bush
El presidente estadounidense, George W. Bush, en un momento de su discurso (EFE).

El presidente estadounidense, George W. Bush, alertó este martes de que Irán puede desarrollar antes del 2015 un misil balístico intercontinental "capaz de alcanzar Estados Unidos y toda Europa".

Si el régimen de Teherán "decide hacerlo y la comunidad internacional no toma las medidas para impedirlo, es posible que Irán pueda tener esa capacidad, y necesitamos tomar esto en serio ahora", sostuvo en un discurso en la Universidad de Defensa Nacional.

La administración Bush ha gastado por lo menos 60.000 millones de dólares en su propio escudo antimisiles
El presidente estadounidense recordó que cuando él llegó a la Casa Blanca en 2001, EE UU "no tenía capacidad para defenderse contra ataques con misiles balísticos de largo alcance". El mandatario justificó así la decisión de su administración de
retirarse del tratado firmado en 1972 con la Unión Soviética, que prohibía los sistemas de defensa contra misiles balísticos.

  Tras esta decisión, el Gobierno estadounidense inició el desarrollo de un sistema de defensa propio, según Bush, para prepararse "para las amenazas del siglo XXI". El presidente de EE UU considera que estas actuaciones "se validaron en julio del año pasado cuando Corea del Norte efectuó una serie de pruebas con misiles balísticos, incluido un sistema" que sus servicios de inteligencia "creen que es capaz de alcanzar a Estados Unidos".

Radares de tecnología avanzada y satélites espías

La administración Bush ha gastado por lo menos 60.000 millones de dólares en la investigación, desarrollo, instalación y pruebas de un sistema que consiste de radares de tecnología avanzada y satélites espías que, supuestamente, detectan el lanzamiento de misiles balísticos contra este país.

El sistema lo completan misiles interceptores que, guiados por computadoras que calculan la trayectoria del misil hostil, localizan el proyectil y lo destruyen por mero impacto a alta velocidad.

Hasta ahora, EEUU ha realizado unas 30 pruebas, con resultados ambiguos, aun cuando se conocía el punto de partida del supuesto misil hostil y su trayectoria. "A medida que nuevas tecnologías entren en uso, continuaremos mejorando este sistema, y nos acercaremos al día en que podamos interceptar los misiles balísticos de todos los alcances, en cualquier etapa de su vuelo, desde el lanzamiento", afirmó este martes Bush.