Los vecinos de Montequinto usuarios de la línea metropolitana M-130 pasan más de una hora en la parada esperando al autobús desde hace unos quince días.

Así lo ha denunciado Asunción González, portavoz de la Plataforma por la Mejora de Montequinto. El problema, según cuenta, se agudiza aún más durante las horas puntas.

En esos periodos entre autobús y autobús pueden llegar a transcurrir hasta dos horas. Esto está provocando mucha "crispación entre los usuarios que cada vez tienen que llegar a la parada con más antelación "porque saben que van a encontrar problemas" dice Asunción González.

Algunos usuarios han remitido sus quejas al Consorcio Metropolitano de Transportes pero "no hemos obtenido respuesta".

La empresa concesionaria de la línea, Casal, reconoce que ha recibido reclamanciones pero niega a 20 minutos tales retrasos.

Dice que, como mucho, los autobuses en vez de pasar con una frecuencia de 15 minutos lo hace cada 30 minutos en hora punta por los atascos de la A-375 (Sevilla- Utrera) y las obras de la línea 1 de Metro en Montequinto