Para el piloto vallisoletano Roldán Rodríguez todo son buenas noticias en las últimas semanas.

Primero se convierte en piloto de pruebas de Spyker, y en apenas unos días en piloto oficial de F-1. Al menos así lo reconoció el jefe indio de la escudería.

Esta noticia le ha cambiado la vida a Roldán que no hace más que atender a los medios de comunicación desde que saltó la noticia el pasado domingo.

Sin embargo, el piloto vallisoletano no quiere lanzar las campanas al aire. "Estoy como loco de contento, pero también tengo que dejar claro que todavía no he firmado nada", explica a 20 minutos.

El dueño de la escudería también anuncio que la escudería Spyker se llamará el próximo año Force India

"El director ha dicho que yo era piloto oficial, pero aún no hemos acordado nada", indica el piloto.

Asimismo comenta que en F-1 las cosas cambian de un día para otro, sobre todo cuando no se hacen bien. Por eso, es consciente de que en las próximas pruebas, en el circuito de Barcelona, se la juega.

"Si fallo, todo se irá al traste, pero voy con muchas ganas", afirma Roldán Rodríguez.

El vallisoletano ya realizó unas pruebas en Inglaterra hace un mes, y fue allí donde en un sólo día encandiló a los ingenieros de Spyker, que vieron como se acoplaba de rápido al vehículo.

El dueño de la escudería anunció este fin de semana, en el gran premio de Brasil, donde también estaba Roldán, que el próximo año sería piloto oficial, y conduciría un Force India, nuevo denominación.