La Federación de Cofradías de Pescadores iniciará en breve los trámites para conseguir la denominación de origen del centollo y la merluza ‘de pincho’ (pescada con anzuelo) asturianos.

Según Dimas García, presidente de la Federación de Cofradías, aunque todo el proyecto está aún «en pañales», la idea del colectivo marinero es comenzar las tramitaciones con el Consejo Regulador antes de que acabe este año. Los pescadores pretenden así lograr una marca que diferencie dos productos típicos de Asturias, pero que se veían ‘amenazados’ por variedades similares, pero de peor calidad, traídas de otras aguas.

Desde hace tres años, la merluza del Cantábrico está protegida por un plan de recuperación que obliga a los barcos a dejar de pescar 30 días al año. Se evita así la extinción de esta especie.

Ya hay diez productos con marca

Actualmente, son diez los productos asturianos que tienen el sello de Denominación de Origen. Cuatro de ellos son quesos: Cabrales, Casín, Afuega’l Pitu y Gamonéu (que recientemente obtuvo esta certificación). No son los únicos manjares de la lista. La ternera asturiana, el Chosco de Tineo, la Faba Asturiana y la Agricultura Ecológica también están sometidos a este proceso regulador. En cuanto a la bebida, están protegidos en la región la sidra asturiana y el vino de la Tierra de Cangas.