El antiguo ecónomo del Arzobispado de Valladolid Enrique Peralta declaró ayer en el juicio de Gescartera que «nunca» preguntó dónde estaban invertidos los 6,6 millones de euros depositados en esta agencia de valores desde 1996 hasta 1999, porque «no le interesaba». Además, añadió que en ese tiempo sólo retiró trimestralmente los «intereses» generados a un plazo fijo del 10%, un dinero que no logró concretar y que tampoco estaba anotado en un documento donde apuntaba las cantidades que invertía, informó Europa Press.