La Comunidad se ha apresurado en anunciar medidas para aumentar la seguridad  de los taxistas, después de que el pasado viernes, uno de ellos, Daniel Aníbal, muriera degollado. El Consejero de Presidencia e Interior, Francisco Granados, anunció ayer que estudiará darles más ayudas para la instalación de sistemas de conexiones al 112, de localización GPS y de mamparas.

Asimismo, en respuesta a las peticiones del gremio, se mostró dispuesto a instalar cámaras en los taxis, medida que debe analizar la Agencia de Protección de Datos. En este sentido, su director, Artemi Rallo, aclaró ayer que «no está prohibido» por la ley  vigente si tiene una finalidad «clara» de seguridad.

Además, el Ayuntamiento de Madrid aseguró que habrá más policía donde haya inseguridad, aunque no especificó en qué zonas. Por otro lado, la Federación Profesional del Taxi pidió ayer, que el «riesgo» de la noche quede «reflejado en las tarifas».

Las ayudas, a partir de enero

La Consejería de Presidencia e Interior confirmó ayer que los taxistas se podrán beneficiar de las subvenciones a partir del 1 de enero, y que mañana se reunirá con la Delegación del Gobierno para estudiar las medidas. Sólo 5.000 de los más de 15.000 taxistas de la capital disponen de un GPS que les permite estar conectados con el 112, y un 10%, disponen de mamparas.