La inevitable tarea de ir a la compra es un territorio exclusivamente femenino en el 69% de los hogares madrileños, casi en siete de cada diez, según un estudio presentado ayer por la Cámara de Comercio de Madrid. El informe también indica que en esta región sólo en una de cada cinco familias ambos cónyuges comparten esta actividad. Y cuando la compra se hace conjuntamente, las amas de casa son las que eligen la mayoría de los productos, mientras que los hombres se decantan por la elección de los vinos, el queso y los embutidos. Como detalle significativo, la encuesta deja claro que en el 9% de las compras compartidas el «marido sólo empuja el carrito y la mujer lo elige todo».

El estudio también revela que los madrileños cada vez compran más en grandes superficies. El 43% prefiere esta opción: el doble que hace siete años.