Acompañada de un asistente social. No todo son malos tragos para Britney Spears. La cantante puede volver a ver a sus hijos, tras haber superado los controles antidroga a los que se tenía que someter por orden judicial para evitar que Spears consumiera drogas o alcohol.

La que fuera princesa del pop ya ha sido vista al lado de sus dos pequeños, Sean Preston, de dos años, y Jayden James, de uno. La familia paseó el sábado por el valle de San Fernando (California), publica la revista People.

Un asistente social, al parecer designado por el juez que lleva el caso de su divorcio, estaba sentado junto con ella en el asiento del copiloto. Los dos niños iban en las pertinentes sillitas y viajaban en la parte posterior del Mercedes blanco.