La calle Angustias, entre la plaza de San Pablo y Esgueva, permanecerá desde hoy un año cortada al tráfico y complicará la circulación por el centro .

Se va a levantar para someterla a una renovación integral, con el cambio de las tuberías y ensanche de aceras. Se mantendrán las plazas de aparcamiento a ambos lados, aunque menos porque todos irán en línea y no en batería, como ahora.

Cuánto afecta

Por el tramo de Angustias afectado por las obras pasan a diario unos 5.500 vehículos. La mitad, aproximadamente, llegan desde San Pablo y el resto por San Martín.

Los desvíos obligarán a todos estos conductores a desviarse bien por la plaza de Santa Brígida o por Cardenal Torquemada y Rondilla de Santa Teresa.

Los autobuses, taxis y ambulancias podrán circular por el tramo de Angustias en obras. También tendrán permiso de paso las personas que tengan garajes en la zona.

Para facilitar los accesos al centro, la calle Concepción cambiará de sentido (a partir de ahora será de acceso a San Miguel y no de salida). También se permitirá girar desde Felipe II hacia León (para buscar aparcamientos).

¿Dónde aparcar?

Estacionar por el centro será mucho más difícil mientras duren las obras ya que se quitarán 45 plazas de estacionamiento en la calle. A ellas hay que sumar las 175 que se han suprimido ya en el entorno de la Catedral y no se han visto compensadas con la apertura del subterráneo de Portugalete (404 plazas).