Unas 250.000 personas han tenido que ser evacuadas de sus casas por los incendios que han quemado ya unas 40.000 hectáreas en los alrededores de la localidad californiana de San Diego y causado la muerte a una persona, informaron este lunes los bomberos.

El alcalde de San Diego, Jerry Sanders, admitió que el fuego se ha extendido mucho más rápido de lo previsto y que se adentró en los límites de la ciudad a primera hora del lunes. Por ello, urgió a los ciudadanos a "recoger sus pertenencias más importantes para comenzar la evacuación inmediatamente".

El viento es el enemigo número uno ahora"

Debido a la voracidad del fuego, que se originó ciudad californiana de Malibú, en el Pacífico oeste, El gobernador de este Estado, Arnold Schwarzenegger, decretó el domingo el estado de emergencia en siete condados de la región y ha afirmado que el viento "es el enemigo número uno ahora".

La situación empeoró este lunes y hay hasta 12 focos de fuego sin control en la región. "La situación continúa deteriorándose", ha dicho el encargado de la protección de incendios en el condado californiano de Fallbrook, Bill Metcalf, quien agregó que "hay muchas posibilidades de que llegue a la costa antes de que se extinga".

Un muerto y 17 heridos

La sequedad del terreno y los fuertes vientos han hecho que el incendio originado en Malibú, enclave de personajes famosos, se extienda por el sur de California, entre Los Ángeles y San Diego, y se cobre la vida de una persona y deje al menos 17 heridos.

Ya han sido desalojadas las casas de James Cameron, Olivia Newton-John y Ryan O'Neal

Cuatro de los lesionados son bomberos involucrados en las tareas de extinción del fuego, que a última hora del domingo había consumido una superficie de más de 80 kilómetros cuadrados, según un portavoz del Departamento Forestal y de Protección de Fuegos de California. "La situación está cero por ciento controlada, lo que significa que estamos a merced del viento", afirmó la alcaldesa de Malibú, Pamela Conley.

Malibú es un área residencial situada a pocos kilómetros de Hollywood, que ocupa unos 40 kilómetros a lo largo de la costa del Pacífico y donde tienen su residencia numerosas estrellas del espectáculo. Entre las casas desalojadas se encuentran las del director de cine estadounidense James Cameron, la cantante Olivia Newton-John y el actor Ryan O'Neal. También están en peligro las viviendas de los actores Sean Penn y David Duchovny.