Coches aparcados en doble fila, motos en aceras, cruces sinuosos... En este caos normalizado viven su día a día los vecinos y comerciantes de Pedro Antonio de Alarcón, una de las calles con más actividad de la ciudad.

Sin embargo, este desorden tienen los días contados, ya que el mes que viene arranca la reforma integral de la vía. En el Ayuntamiento está todo preparado, sólo esperan «a que la empresa adjudicataria termine de hacer acopio de materiales para comenzar las obras», explican fuentes municipales.

Así pues, y si no hay retrasos, en noviembre empezarán a abrir las zanjas. La intervención se hará por fases, en concreto en tres, para no cortar del todo la calle al tráfico.

Molestias

Los operarios trabajarán primero en un lateral y después en el otro «para dejar un carril libre a los coches y perjudicar lo menos posible a los negocios», indican las fuentes. La actuación supone un lavado completo de cara de la zona comprendida entre la plaza Einstein y la calle Alhamar.

También es una de las vías más socorridas para los coches que circulan por la zona centro, de ahí que el área de Movilidad haya diseñado un plan alternativo: los vehículos serán desviados hacia el Camino de Ronda o Martínez de la Rosa.

Así quedará

Aceras más anchas: Como mínimo tendrán tres metros. Ahora hay tramos en Pedro Antonio que no llegan a tener un metro de ancho.

Aparcamiento: Seguirá habiendo a ambos lados (con dos metros, en línea) y zonas de carga y descarga, para minusválidos y motos. Alcornoques en las dos aceras y nuevo alumbrado.

Pierde un carril: Para evitar la doble fila y se queda con uno (en el mismo sentido que el actual) de 3,5 metros.

Revisión de tuberías: De todos los suministros.

Plazo: La actuación ha de ejecutarse en cuatro meses. 

Después vendrán las del metro

Alrededor del proyecto de Pedro Antonio de Alarcón planean las obras del metro. La obsesión del Ayuntamiento radica en la posibilidad de que solapen unos trabajos con otros y, no es para menos, ya que el caos circulatorio en la zona podría ser descomunal.

En principio, «no tiene por qué pasar, ya que para cuando empiecen las del metro por esa zona de la Redonda, la reforma de Pedro Antonio habrá acabado», opinan los técnicos.