Soldados turcos en la frontera de Irak
Un soldado turco patrulla en la frontera entre Turquía e Irak. (EFE) EFE

Un total de 32 militantes del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y 12 soldados turcos han muerto desde la pasada noche en combates que continuaban este domingo cerca de la frontera iraquí, según fuentes castrenses.

Aviones de combate turcos bombardearon en la tarde del domingo un puente en la localidad fronteriza de Nazduri (en el Kurdistán iraquí), según fuentes de seguridad de la ciudad de Dohuk, a unos 500 kilómetros al norte de Bagdad.

Las fuentes confirmaron que tras el ataque, en el que no se produjeron víctimas, el puente quedó totalmente destruido.

Amplia operación militar

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Turquía informó en un comunicado de que los combates responden a una amplia operación militar por tierra y aire en respuesta al ataque lanzado por separatistas kurdos en las inmediaciones de Yuksekova, población de la provincia suroriental de Hakkari, fronteriza con Irak.

El comunicado del Ejército cifra los soldados turcos muertos en 12 y en 16 los heridos, aunque medios locales informaban de al menos 17 militares fallecidos y 14 más heridos.

La agencia semioficial Anadolu informó de que de que el PKK atacó el batallón de Infantería de Daglica en Yuksekova, con artillería pesada y rifles automáticos.

A su vez, la agencia pro kurda Firat afirmó que el Ejército turco ya ha comenzado a cruzar la frontera con Irak desde la localidad de Oremar, también en la provincia de Hakkari.

Reuniones de urgencia

En una intervención desde Estambul, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, informó de una reunión extraordinaria sobre terrorismo entre los más altos dirigentes civiles y militares del estado.

El ataque ocurría cuatro días después de que el Parlamento turco autorizara a los militares incursiones en el norte de Irak, donde los activistas del PKK se refugian para lanzar ofensivas contra Turquía.

El Gobierno del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, ha solicitado la cooperación de Bagdad y Washington para impedir que los kurdos empleen el norte de Irak como base de operaciones contra Turquía.

Erdogan estableció este sábado que el 5 de noviembre próximo, cuando se reunirá con el presidente de EEUU, George Bush, como la fecha crítica para decidir una operación transfronteriza contra las bases kurdas en Irak, tras subrayar que espera conseguir "resultados concretos" de ese encuentro.