Compañeros del taxista argentino asesinado en Madrid, concentrados en señal de protesta y de solidaridad con su compañero
Compañeros del taxista argentino asesinado en Madrid, concentrados en señal de protesta y de solidaridad con su compañero. (EFE)

Representantes de las asociaciones mantendrán un encuentro sobre las 13.00 horas con la delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, en el que previsiblemente solicitarán un incremento de las medidas de seguridad en el sector. 

Mientras tanto, compañeros del taxista argentino que murió a primera hora de este sábado tras ser apuñalado en el distrito madrileño de Hortaleza se concentraron con sus vehículos en las zonas más céntricas de Madrid en señal de protesta y de solidaridad con su compañero.

La Federación Profesional del Taxi de Madrid convocó un paro en el sector hasta las 12.00 horas del sábado.

En un comunicado, el presidente de la Federación, Mariano Sánchez, lamenta la muerte de D.A.A.G. tras ser apuñalado en su propio vehículo en la calle de Gomeznarro hacia las 23.15 horas.

Las concentraciones empezaron por la noche

Nada más tener conocimiento de la muerte del taxista, compañeros que se encontraban de servicio se concentraron con sus vehículos en las zonas más céntricas de la capital o circularon a baja velocidad por algunas calles lo que provocó pequeñas retenciones de tráfico.

Esta acciones espontáneas coincidieron con el cierre de muchos locales de ocio y bares del centro de Madrid, y los taxistas que llevaban pasajeros eran conminados por sus compañeros a que se unieran a la concentración una vez finalizado el servicio.

La concentración se realizó de forma espontánea a través de las propios intercomunicadores de los taxis y de sus emisoras comerciales

 

Según pudo comprobar EFE en la plaza de Cibeles, varios cientos de taxis bloquearon totalmente el tráfico en dirección a la Gran Vía y hacia el Paseo de Recoletos durante la madrugada del sábado.

Algunos taxistas relataron a EFE que la concentración se realizó de forma espontánea a través de las propios intercomunicadores de los taxis y de sus emisoras comerciales.

Los pocos taxis que circulaban por el centro de Madrid fueron conminados por sus compañeros para que se uniesen a la concentración en cuanto finalizasen sus respectivos servicios.

En los aledaños de la plaza de Cibeles también se concentraron varias dotaciones de la Policía Municipal que no intervienen ante la imposibilidad de organizar el tráfico.