Según ha explicado la Guardia Civil en una nota, uno de los detenido había mantenido una relación sentimental con la víctima y cuando finalizó, solicitaron 1.000 euros a cambio de no divulgar en redes sociales fotos íntimas y de no difundir a familiares la relación mantenida.

Por su parte, la víctima accedió a lo solicitado, efectuando un primer pago de 500 euros, creyendo que iban a cesar las amenazas. No obstante, ante la continuación de las mismas, decidió presentar denuncia, siendo detenidos finalmente los dos autores de las presuntas coacciones.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.