Talaron 5.000 metros cuadrados de vegetación. Se llevaron por delante cientos de árboles y matorral en un enclave declarado de Especial Protección de la Sierra de Córdoba. Fueron condenados por ello por un juzgado y ahora la Audiencia Provincial revoca la sentencia y absuelve a los dos empleados de la empresa Arenal 2000, propiedad de Rafael Gómez, por estos hechos. Se alega que esta conducta «no fue lo suficientemente grave para ser considerada delito», según la sentencia facilitada a Efe.