El instituto Rascanya ya tiene un nuevo conserje y una secretaria. El centro cerró por la tarde el martes pasado debido a la falta de personal. Los profesores, junto con la dirección, tenían que asumir la labor del bedel, ya que éste libraba los martes por la tarde. Además, la secretaría estaba cerrada porque no había quien la atendiera. Ayer, tras un mes de constantes protestas, la asociación de madres y padres confirmó las contrataciones.