take that vienen para quedarse
Mark Owen (en primer término) y el resto de Take That (Archivo).
Lo que no consiguió el reencuentro lo ha conseguido The Beatiful World. Take That pisa de nuevo España en un único concierto en Barcelona, en la gira de presentación de este último trabajo, formado por doce temas compuestos todos ellos por el cuarteto británico que derretía quinceañeras en los noventa y que desmonta a casi treintañeras en 2007.

Alternativa europea a los estadounidenses New Kids On The Block, los de Manchester causaron furor. Mañana rememorarán viejos tiempos tocando muchos de sus hits de esa etapa, como Relight My Fire, How Deep Is Your Love (el tema con el que se despidieron de sus fans) o Could It Be Magic. Y los nuevos, como Patience o Shine, de nuevo números 1 en las listas británicas durante semanas enteras.

Robbie Williams se marchó y tras él las aspiraciones de un grupo que desde su nacimiento sólo había conseguido el éxito. En apenas medio año, tras el abandono de Williams, la banda se disolvió dejando atrás seis años de carrera. Entre las razones de su desembarco, sonaron supuestas discrepancias y falta de adaptación con sus compañeros.

* Palau Sant Jordi. Pg. Olímpic, 5. El sábado, a las 21.30 horas. Entradas: 42,50 euros.

Expectación garantizada

Se les esperaba. Tras su gira The Ultimate Tour el año pasado, en exclusiva para Gran Bretaña, en la que agotaron entradas en menos de tres horas. Sus fans del resto del continente anhelaban el regreso a los escenarios del cuarteto pop, tras 10 años de ausencia. Tanto es así que la banda ha tenido que cambiar el recinto previsto para su actuación, inicialmente el Pabellón Olímpico de Badalona, por el Palau Sant Jordi, con capacidad para 6.000 espectadores más.