Grandes estrellas en el escenario
Célimène (Marie-Sophie Ferdane), junto con varios integrantes de la corte francesa en Le misanthrope. (Cosimo Mirca)

Arranca una nueva edición del Festival de Otoño y lo hace con pesos pesados nacionales e internacionales.

El catalán Calixto Bieto presenta en el Albéniz (V. y S., 20.30 h; D., 19 h; 17-23 1), en el valenciano del original, una particular versión del clásico de aventuras Tirant lo Blanc. Bieto se centra en algunos de los momentos de la novela (como la estancia de Tirant en África) e incorpora elementos operísticos y referencias surrealistas (como la organista ciega que abre y cierra la obra y que no está en el original) para potenciar toda la violencia, el sexo y el gusto por la ornamentación que destila  el texto de Joanot Martorell.

La Comédie-Française vuelve a Madrid (Teatro de la Zarzuela, V. y  S., 20 h; 10-22 €) con una versión de Le misanthrope de Molière , la historia de las relaciones entre dos personajes contrapuestos (el misántropo Alcestes, de férrea moralidad, y la seductora y más frívola Célimène).

Otra reputada compañía, el National Theatre of Great Britain, trae al Matadero (V. y S., 20 h; D., 18 h, 16-22 1),  una versión de Happy Days, de Samuel Beckett, con una escenografía impresionante que recrea la superficie planetaria. En ella, el dramaturgo irlandés vuelve a diseccionar la naturaleza humana con un texto para dos únicos actores que rezuma patetismo, pero en el que también hay humor.

El cuarto de los grandes estrenos del festival es Wymazywanie, una mastodóntica obra de seis horas de duración (Teatro Valle-Inclán, S. y D., 17 h, 18-22 1) del dramaturgo y director polaco Krystian Lupa, inspirada en Extinción, de Thomas Bernhard.

* Más información sobre el programa y horarios en 915 804 260 y www.madrid.org/fo2007