Las protestas por el "gasolinazo" dejan 3 muertos, 600 detenidos y psicosis en México

  • Actos vandálicos cometidos en el marco de las protestas por el alza al precio de los combustibles en el país.
  • Cuatro policías fueron sorprendidos tomando objetos de un supermercado y han sido separados del cargo y puestos a disposición de la fiscalía.
  • Activistas denuncian infiltrados en las protestas y casi 500 bots difundiendo información falsa en Twitter para crear pánico.
  • Las protestas contra el "gasolinazo", un nuevo movimiento contra Peña Nieto
Decenas de personas saquean tiendas en el puerto de Veracruz (México), en supuesta protesta por la alza de precio a las gasolinas.
Decenas de personas saquean tiendas en el puerto de Veracruz (México), en supuesta protesta por la alza de precio a las gasolinas.
EFE

Tres muertos y cerca de 600 detenidos han dejado hasta ahora las protestas iniciadas hace cinco días en México por el alza de los combustibles, en las que el descontento ha dado paso a saqueos y a una psicosis general por temor a actos vandálicos y toques de queda, amplificada por las redes sociales.

Aunque el panorama actual parece menos grave que el que parecía avecinarse el miércoles por la noche, cuando se produjeron las principales rapiñas masivas, sobre todo en el Valle de México (centro), donde está la capital, y en el puerto de Veracruz (Golfo de México), permanece la alerta de las autoridades y los ciudadanos.

En los sucesos del miércoles falleció un policía y otros cinco resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, según informó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México. Los actos vandálicos y saqueos han afectado a al menos 250 establecimientos, según la asociación Tiendas de Autoservicio y Departamentales de México (Antad).

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México, vecino de la capital, informó que "se tienen registrados 430 detenidos en flagrancia por su presunta participación en actos vandálicos".

En el estado mexicano de Veracruz, dos personas muertas, unos 15.000 comercios cerrados y la principal zona turística paralizada fue el saldo del segundo día de disturbios por el alza de combustibles, donde el gobernador Miguel Ángel Yunes ofreció dinero a los saqueadores.

La principal región turística y portuaria del Golfo de México amaneció paralizada por el cierre de 15.000 negocios, calles desiertas, un paro de transporte público que duró ocho horas y decenas de grupos de hombres y mujeres que saquearon desde pequeños comercios hasta grandes cadenas comerciales.

En declaraciones a medios locales, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio en la zona Veracruz-Boca del Río, Jesús Muñoz de Cote Sampieri, informó que son 100 los comercios que han sido saqueados.

Cuatro policías entre los detenidos

Entre los detenidos por esas acciones, sucedidas desde el miércoles por la tarde hasta la pasada madrugada, se encuentran 306 adultos, 255 hombres y 51 mujeres, así como 124 menores de edad, de los cuales 111 son hombres y 13 mujeres. Además, cuatro policías fueron sorprendidos tomando objetos de un supermercado en la localidad de Ecatepec han sido separados del cargo y puestos a disposición de la fiscalía.

Por su parte, la secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Patricia Mercado, dijo que los actos vandálicos y saqueos en la capital se saldaron hasta el momento con 76 personas detenidas, siete de ellas menores. "Hoy amanece en calma" pero "sigue habiendo llamados para manifestaciones públicas en contra del aumento de la gasolina", ahondó.

La Cámara de Comercio Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco) explicó que 20.000 comercios de la capital cerraron y estimó en 52 millones de pesos (2,4 millones de dólares) las pérdidas económicas por ventas no realizadas, en una época del año especialmente rentable por la cercanía del Día de Reyes. Pese a ello y ante la aparente mejora de la situación, el Grupo Gasolinero G500 abrió este jueves la totalidad de sus 1.800 estaciones de servicio tras cerrar el martes pasado al menos un centenar.

Infiltrados y bots

"La gente empezó odiando al gobierno por el gasolinazo y terminó odiando a los saqueadores", dice un mensaje que circula por las redes sociales. Ese es parte del resumen de lo que ha ocurrido durante esta semana, que comenzó con clima de indignación y ha virado hacia el miedo y la psicosis, aunque no por eso las protestas se han apagado.

Activistas denuncian que se ha creado el pánico para apagar la protesta ciudadana, y que se ha hecho tanto desde las redes como en las calles, con el uso de cuentas falsas y de infiltrados pagados participando en los saqueos.

Casi 500 bots instaban este miércoles a saquear o difundían información falsa, como robos que nunca se produjeron o un supuesto toque de queda que fue desmentido, denuncia la web especializada Lo que sigue.

Por su parte, en WhatsApp circularon audios alarmistas que advertían incluso de "una matanza como la de Tlatelolco" (la masacre de estudiantes que precedió al Mundial de 1986).

El titular de la Secretaríade Seguridad Publica, Hiram Almeida, pide no hacer caso a los rumores y pone como ejemplo fotografías sacadas de contexto (de otras fechas o de otros países) para ilustrar informaciones falsas sobre robos donde no los hay.

"Mano dura"

En coincidencia con el inicio de la fase más crítica hasta ahora de las protestas, el presidente del país, Enrique Peña Nieto, anunció que aplicaría mano dura para evitar "abusos" y "tropelías", aunque la ausencia de las fuerzas del orden o su inacción explica para muchos que haya habido tantos saqueos.

Los cristales rotos de los escaparates y las cortinas metálicas que sellan los locales levantadas, pero sobre todo las tiendas sin mercancías, eran la viva demostración de que durante casi 24 horas las fuerzas del orden habían hecho la vista gorda antes esos actos delictivos. Supermercados, tiendas de electrodomésticos, de electrónica, de motocicletas y hasta de colchones, así como locales de comida rápida aparecían desolados, dando al lugar una imagen muy similar a la de las ficciones postapocalípticas del cine y la televisión.

El pasado 1 de enero los precios de las gasolinas en México subieron entre un 14 % y un 20 %, una decisión gubernamental que antecedió a una liberalización de precios en el sector.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento