Benazir Bhutto vuelve a Pakistán
Benazir Bhutto recibida por miles de personas a su regreso a Pakistán. PETR JOSEK / REUTERS

La ex primera ministra Benazir Bhutto, que ha regresado a Pakistán tras casi nueve años en el exilio, se mostró "alegre y abrumada" por su vuelta y aseguró que su agenda política tendrá como prioridad a "la gente pobre" del país.

Un regreso esperado

La ex mandataria hizo estas declaraciones a los periodistas en el interior del avión en el que viajó desde Dubai a la ciudad paquistaní de Karachi, donde aterrizó a las 13.45 hora local.

Los acompañantes de Bhutto en el vuelo a Karachi aplaudieron durante el aterrizaje
Junto a Bhutto viajaron en el avión varios familiares -aunque no su marido ni sus hijos-, amigos, periodistas y miembros del Partido Popular de Pakistán (PPP), que rompieron en aplausos cuando el aparato tocó tierra.

En la pista, mientras tanto, esperaban numerosos periodistas, que tuvieron que aguardar casi una hora desde el aterrizaje hasta que la ex primera ministra, emocionada, hizo su aparición en la puerta del avión.

Tras varios minutos de saludos desde la escalerilla, Bhutto descendió sonriente y algo aturdida y, rodeada por numerosos periodistas, se dirigió a un vehículo que la esperaba.

A las puertas del Aeropuerto Internacional de Karachi, a unos 10 kilómetros del centro de la ciudad, se podían ver largas filas de coches, autobuses y camiones con seguidores de la ex primera ministra paquistaní y militantes del PPP.

Un fuerte dispositivo de seguridad

Bhutto, que tiene abiertos una docena de casos de corrupción en diversos tribunales de su país, aspira a que su partido gane las elecciones generales previstas para principios de 2008

En el aeropuerto se desplegaron 2.500 paramilitares, y varios miles más en las calles
Ante su llegada, el Gobierno ha estrechado fuertemente la seguridad en el aeropuerto de Karachi, en el que fueron desplegados 2.500 paramilitares, mientras otros varios miles han recibido la orden de patrullar la ruta que seguirá la ex primera ministra.

El Gobierno de la región de Sindh, cuya capital es Karachi, ha declarado festiva esta jornada, lo que ha facilitado el cierre de las calles y el establecimiento de controles para garantizar la seguridad.