Así se ha pronunciado en declaraciones a la prensa antes de ofrecer la tradicional copa de Navidad a los medios de comunicación, donde también ha destacado que, pese al atentado en Berlín, la capital balear es segura para residentes y turistas.

Por otro lado, el alcalde se ha referido a la mujer cuyos niños llevaban varios días con ella tras morir y ha lamentado la "cruda realidad de la crisis", así como, en ocasiones, la difícil integración de las personas que llegan de otros países.

Hila, quien ha considerado que Palma todavía tiene "muchos retos" por afrontar en el futuro como la mejora de los barrios, ha lamentado también la situación de la Policía Local y ha defendido la "profesionalidad de los funcionarios".

Finalmente, el primer edil ha aprovechado para felicitar las fiestas a todos los palmesanos.