Los investigadores de la UMU, dirigidos por el profesor Victoriano Mulero, han descubierto que la mencionada molécula (el factor de necrosis tumoral alfa), que produce el sistema inmunitario del pez cebra al ser infectado por un virus de esta familia (entre los que se encuentra el de la rabia), en lugar de beneficiar la eliminación del virus, impide que se desencadene el proceso de autofagia necesario para eliminarlo.

Por tanto, aunque el TNFa tiene efectos beneficiosos en el organismo, también puede ser perjudicial para que se produzca la autofagia. "Descubrimos que esta molécula, ampliamente conocida por sus beneficios en la respuesta inmunitaria, era también perjudicial para la célula porque favorecía la replicación viral", explica el profesor Mulero.

"Los resultados que hemos obtenido abren una nueva línea de investigación basada en comprobar que es esta molécula la que impide la respuesta autofágica y favorece la multiplicación del virus en lugar de su eliminación", defiende el investigador de la UMU.

El trabajo se realiza por el grupo de Biología Celular e Histología de la UMU y el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB). El artículo está dedicado a la doctora Amparo Estepa, de la Universidad Miguel Hernández (Elche), "cuya aportación ha sido fundamental y que desgraciadamente ya no está entre nosotros", apunta Mulero.

Consulta aquí más noticias de Murcia.