Page
Page EUROPA PRESS/JCCM

El presidente de Castilla-La Mancha y secretario general del PSOE regional, Emiliano García-Page, ha augurado que habrá más de una candidatura para liderar el partido, si bien ha abogado por "jugar a factores seguros". "El factor lotería ya no lo buscamos".

Así lo ha asegurado en el transcurso de un desayuno informativo organizado por el diario La Tribuna de Albacete, donde ha dicho que espera que la próxima cita congresual socialista vaya a "decepcionar a la audiencia" que espera "una pelea de gallo".

"Creo que habrá más de una candidatura pero creo que podemos acabar con una solución mayoritaria. Hay bases como para que haya entendimientos y trabajamos con eso", ha manifestado, añadiendo que en el PSOE "no va a haber una recuperación milagrosa" pero aún así no se buscan "más experimentos".

Ha dicho en este punto que si sale "alguien nuevo" para liderar el partido, "estupendo", tras lo que ha recordado tiempos pasados en la formación donde sus miembros jugaron "al factor sorpresa", recordando el 35 Congreso socialista en el que José Luis Rodríguez Zapatero se impuso a José Bono.

"Yo apoyé a Bono. Hubiera querido que fuera presidente del Gobierno, pero no salió. Eso no es bueno ni malo. Zapatero, en la medida en que fue el factor sorpresa, entró cuando nadie lo esperaba y generó ilusión. Pero ese factor lotería ya no lo buscamos. Si sale, vale, pero vamos a jugar a factores seguros", ha subrayado.

En este punto, ha dicho que "el que manda en un partido político tiene que poder salir a la calle y que le quiera la gente!. "No concibo a gente que se dedique solo a dirigir un partido. Es un tormento chino. Los dirigentes de los partidos en el fondo tienen que ser líderes sociales", ha agregado.

García-Page ha querido recalcar en todo caso que en el PSOE están todavía "convalecientes y con riesgo de hemorragia", tras lo que ha apuntado que en necesario el "sosiego".

Además, ha puesto el acento en que las divisiones internas en formaciones políticas no son solo cosa de la izquierda, tras lo que ha puesto el acento en "la leche entre Aznar y Rajoy", en referencia a la salida del expresidente 'popular' de la Presidencia de Honor del PP.

Ha utilizado igualmente la división en la cúpula de Podemos a nivel nacional, acentuando que el "debate" entre Pablo Iglesias e Íñigo errejón "saldrá a favor de Pablo Iglesias".

EN 12 MESES, MÁS "POTENTE Y RECUPERADO"

También ha vaticinado que el próximo año en estas mismas fechas su formación será un partido "muy recuperado, muy potente y en condiciones perfectas de competir por la alternativa política", defendiendo la "fuerza latente y el orgullo histórico" del PSOE, valores que le harán "recuperar brillo a lo largo de 2017".

"Me atrevo a decirles que el año que viene por estas fechas estaré aquí otra vez y diré con claridad si se cumple mi pronóstico", ha enfatizado el líder autonómico.

En este punto, ha puesto de manifiesto que "Gobierno y oposición se necesitan", y necesitan en todos los casos que estas fuerzas "estén dentro de los límites que dio la Constitución".

Consulta aquí más noticias de Albacete.