Según ha informado la Junta en una nota, la obra fue realizada en 1958 y es un óleo sobre tabla elaborado con la técnica particular del artista, denominada por el crítico de arte Carlos Areán "óleo por combustión del pigmento", mediante la cual quema el disolvente de la aplicación pigmentaria y consigue efectos y transparencias inverosímiles y muy personales.

José Guevara Sánchez (1926-2010) nació en la Puebla de Guzmán (Huelva) y es uno de los pintores más importantes del siglo XX de la provincia. Según Jesús Velasco Nevado, "no es sólo un pintor, sino que hablamos de un artista completo y comprometido que ha hecho de su vida una apasionada aventura intelectual y social.

Guevara es autor de una obra abstracta compleja, de una gran fuerza interior, reivindicativa, que poco a poco busca la representación concreta hasta enfrentarse a un intimismo casi místico, por lo que toda su producción comporta un sello muy particular".

Para el artista plástico Víctor Pulido, que trabajó junto a Guevara varios años, su pintura es "una fuente inagotable para el conocimiento del color y la textura a través de la experimentación, la necesidad y el azar".

La formación artística de José Guevara comenzó en la Academia Provincial de Huelva bajo la dirección de Pedro Gómez y Enrique García Orta. A partir de 1953 comienzan sus interminables viajes que le llevarán a Barcelona, Río de Janeiro, Argentina y Uruguay, donde entra a formar parte de la vanguardia artística local y empezó a emplear su nueva técnica pictórica.

En 1960 regresó a España por la enfermedad de su padre, primero a Huelva y

posteriormente a Madrid, donde inicia un infructuoso ciclo de exposiciones en España que le lleva a iniciar en los siguientes años un periplo errante, tanto expositivo como vital, durante el que recorrió Francia, Alemania, Luxemburgo, Bélgica, Holanda, Portugal, Finlandia, Líbano, Irak, Australia, Panamá, Estados Unidos o Canadá, hasta se estableció entre Madrid y París, manteniendo al mismo tiempo estudio abierto en Milán a partir de 1968.

Es en esa misma década, de la mano de Luis González Robles, cuando se embarcó en el ciclo de exposiciones internacionales que el Gobierno de España muestra a lo largo de todo el mundo. Una década donde comparte compromisos plásticos y políticos con Tápies, Saura, Iglesias, Torner, Rueda, Vela, Muñoz, Genovés o Sempere, entre otros.

En la siguiente década centrará su producción entre España e Italia, aunque continúa con exposiciones internacionales en Macedonia, Japón o China. A partir del año 2006 vuelve a Huelva, donde abre su estudio y recibe distinciones como la Medalla de Oro al Mérito de la Diputación de Huelva. El 10 de noviembre de 2010 falleció en esta provincia.

Consulta aquí más noticias de Huelva.