drogas entre los conductores que circulen por las carreteras de la provincia de Jaén. La campaña se lleva a cabo en una época del año en la que consumo de drogas y alcohol aumenta debido a las comidas y celebraciones navideñas. La operación se prolongará durante toda la semana, hasta la medianoche del domingo 18 de diciembre.

En la última campaña, realizada en agosto de este año -de solo tres días de duración-, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil efectuaron pruebas de alcoholemia a 1.829 conductores en las carreteras de la provincia de Jaén, de los que 28 de ellos dieron resultados positivos, lo que supone el 1,53 por ciento. De forma paralela, los agentes practicaron test salivales para comprobar la presencia de drogas en el organismo a 16 automovilistas, de los que tres resultaron positivos.

Estos datos reflejan, según la DGT, un cambio de comportamiento de los ciudadanos, que está suponiendo que el porcentaje de positivos en los controles preventivos de alcohol y drogas esté descendiendo de una forma notable en el último decenio, pasando del 5,1 por ciento al 1,6 por ciento en el cómputo nacional.

No obstante, siguen preocupando los índices de conductores sorprendidos conduciendo bajo los efectos de drogas, por lo que en las últimas campañas se está prestando una especial atención a las inspecciones aleatorias del consumo de drogas, que tienen unos efectos

más prolongados que el alcohol y unas secuelas mayores. De esta manera, se pretende incrementar el número de controles de la Guardia Civil para determinar si el conductor ha consumido estupefacientes.

Como es habitual, desde la Jefatura Provincial de Tráfico se ha pedido a los ayuntamientos de la provincia que colaboren en esta campaña con su Policía Local para concienciar a los conductores a que no cojan el coche si han bebido ni aun en los trayectos

cortos, ya que es en las vías urbanas donde se produce un alto porcentaje de accidentes a consecuencias del

alcohol, en los que buena parte están implicados peatones.

Con motivo de la campaña, la DGT ha recordado que alrededor del 25 por ciento de todas las muertes en carretera están relacionadas con el alcohol, y que no solo aumenta el número de siniestros, sino que también el accidente se vuelve más grave, repercutiendo en una mayor mortalidad.

En cuanto a los viandantes, la DGT ha advertido como usuario más débil de la vía, el peatón necesita también estar en pleno uso de sus facultades para no correr riesgos, por lo que la ingesta de alcohol o drogas supone un peligro, al tener una menor percepción de su entorno, pérdida de visión y mayor asunción de riesgos, aumentando la posibilidad de sufrir un atropello.

Consulta aquí más noticias de Jaén.