Según informa la Jefatura Superior en un comunicado, los miembros del grupo, entre los que se encontraba un empleado de la víctima, diseñaron un plan para hacerse con el botín en el que llegaron a simular un accidente de tráfico como método de distracción.

La investigación se inició a raíz de la denuncia de un ciudadano de origen chino que aseguraba que le habían robado 103.500 euros que llevaba en su vehículo después de sufrir un accidente de tráfico mientras circulaba por las calles de la capital hispalense.

Este hombre, un empresario con distintos negocios en la ciudad, había estado durante la mañana en la que ocurrieron los hechos recogiendo la recaudación de sus distintos establecimientos, por lo que los agentes sospecharon que el incidente de tráfico podría tratarse de una estratagema para llevar a cabo el robo.

Por ello, los investigadores se centraron en identificar y localizar al ocupante del vehículo que ocasionó el accidente para interrogarle tras lo cual. Ante las sospechas de su implicación en la sustracción del dinero, los agentes solicitaron una orden de entrada y registro de su domicilio donde encontraron 19.000 euros en efectivo, por lo que procedieron a su detención.

UN EMPLEADO DEL EMPRESARIO ORQUESTÓ EL PLAN DELICTIVO

Dado que necesariamente el detenido tuvo que actuar conjuntamente con otras personas para llevar a cabo el golpe, lo que precisaba disponer deinformación privilegiada sobre el itinerario y las cantidades que iba a recaudar el empresario, los agentes continuaron la investigación a fin de descubrir al resto de personas implicadas.

Durante el interrogatorio a varios empleados del denunciante un encargado que tenía contratado el empresario acabó confesando que había sido él quien organizó el robo a su jefe, para lo que contrató los servicios de una tercera persona que utilizó la información facilitada para idear un plan delictivo que les permitiera hacerse con la recaudación de los distintos establecimientos.

Según las conclusiones de la investigación policial, este tercero fue quien contrató a los dos autores materiales del asalto al empresario; el primero de ellos y primer detenido, que fue el encargado de ocasionar el accidente de tráfico con la víctima como medida de distracción; y un segundo, que cogió el dinero del coche del empresario aprovechando que éste rellenaba el parte de accidente con el otro compinche.

De este modo, los agentes consiguieron arrestar a los otros tres integrantes de este grupo criminal y además intervinieron 15.000 euros en cada uno de los domicilios de estos, lo que hace un total de 49.000 euros - sumando los 19.000 intervenidos en la vivienda del primer detenido- de los más de 100.000 euros sustraídos al empresario.

Los detenidos, algunos de los cuales contaban con antecedentes policiales previos, ya fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial en el marco de una investigación finalizada por el Grupo de Investigación de la Comisaría de Distrito Nervión.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.