La Policía neozelandesa ha detenido durante una redada antiterrorista a 17 personas, entre ellos activistas maoríes, pacifistas y ecologistas bajo la acusación de formar varios grupos paramilitares.

Las actividades para las que se entrenan son de carácter militar

El director de la Policía de Nueva Zelanda, Howard Broad, precisó en conferencia de prensa que las operaciones tuvieron lugar en supuestos campos de entrenamiento en la Bahía de Plenty, en el norte del archipiélago; la capital, Wellington, y las ciudades de Auckland y Christchurch, entre otras.

Estrenan la 'Ley de supresión del terrorismo'

Los detenidos "estaban entrenándose en el uso de armas de fuego y de otras armas", tal y como demuestra el hecho de que las autoridades se incautaran de numerosas armas de fuego no autorizadas.

"Las actividades para las que se entrenan son de carácter militar", agregó el dirigente policial, al tiempo que consideró que los objetivos a los que apuntaban estos grupos son únicamente locales y por el momento no tienen conexiones internacionales.

Un conocido líder local entre los detenidos

La operación, en la que han participado unos 300 agentes, es la primera que se ha llevado a cabo bajo la ley antiterrorista aprobada en octubre del 2002, poco antes de que los laboristas ganaran las últimas elecciones. Se espera que algunos de los detenidos declaren hoy mismo ante los jueces que investigarán el caso.

Objetivos meramente locales

La voz de alarma la dieron unos cazadores que vieron a varias personas camufladas y armadas moviéndose de forma sospechosa.

Entre los detenidos, según el diario local 'The New Zealand Herald', se encuentra el líder maorí Tame Iti, muy conocido en el país, aunque se desconoce de qué se le acusa; del mismo modo, otro de los detenidos es Omar Hamed, fundador de una organización anticapitalista denominada Aotearoa Radical Youth (Juventudes Radicales de Nueva Zelanda).