Espadas ha hecho así referencia al anuncio de Vueling sobre que suprimirá en la próxima temporada de verano los vuelos entre San Pablo y los aeropuertos de Amsterdam y Alicante, además de reducir la frecuencia de las conexiones Sevilla-Barcelona en los meses de mayo y octubre, cuando se pasará de siete a seis vuelos diarios.

"Cualquier comunicación respecto a que una compañía reduce frecuencias o quita un vuelo es una mala noticia, pero también tenemos buenas noticias todos los días", señala. Así, menciona que en 2016 "sólo ha habido noticias de nuevos vuelos y conexiones con la ciudad por parte de otras compañías".

Afirma que Sevilla sigue apostando por más vuelos, más conexiones directas, reforzar las conexiones para hacer uso del 'hub' de Madrid o con Málaga, "que permitan la entrada de un gran número de viajeros".

Espadas indica que se trabaja para no perder capacidad de vuelos, "pero las compañías operan también en el mercado". "Vueling tiene unas determinadas circunstancias, Ryanair tiene otras y otros operadores pues otras distintas. Esto es un mercado en el que unas crecen y otras reducen", agrega.

Sin embargo, incide en que la tendencia en la ciudad va creciendo y además de modo muy potente, con un aumento de seis por ciento en octubre respecto al mismo mes del año anterior. "No hay temor a que se vaya a parar, pero hay que gestionar bien y saber trabajar otros tipos de mercados minoritarios que pueden crecer en el futuro y trabajar nuevas conexiones", recalca.

Por último, agrega que el Ayuntamiento "tiene las capacidades que tienen y no podemos sentarnos con Vueling y decirles que cambien su plan de negocio". "No nos gustan determinadas cuestiones, pero hay otras que compensan esas malas noticias", concluye.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.