La valenciana Selina Moreno Pasagali, de 35 años, ha conseguido cruzar a nado el Estrecho de Gibraltar, en una travesía que duró cuatro horas y cuarenta minutos, tras superar un cáncer de mama que le fue diagnosticado en septiembre de 2005 y para el que necesitó cirugía, quimioterapia y radioterapia.

"Ha sido la mejor experiencia de toda mi vida", aseguró Selina Moreno en una rueda de prensa que ofreció junto a la doctora Amparo Ruiz y a Manuel Llombart Fuertes, director general de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO), entidad que patrocinó la travesía por el Estrecho, que se celebró el pasado 10 de septiembre.

Este reto ha sido la mayor experiencia de toda mi vida

Cuando tenía 33 años se le diagnóstico un carcinoma de mama izquierda. La joven, gran aficionada a la natación, reconoció que el periodo "más crítico" fue cuando recibió la radioterapia, ya que estaba "cansada física y psíquicamente y pensé que no volvería a nadar", pero tras este tratamiento "volví a nadar, cada vez con más fuerza", hasta llegar a esta última travesía.

Según explicó, la natación le ayudó a recuperar la movilidad en el brazo tras la intervención quirúrgica y a superar el dolor de costillas, y fue practicando este deporte cuando salió "un sueño que tenía guardado, cruzar el estrecho de Gibraltar".

Cruzar el estrecho de Gibraltar era un sueño guardado

El cáncer "es algo que no elegí y lo he superado, y eso te da más fuerza", aseguró Selina Moreno, quien animó a todas las personas afectadas por esta dolencia y dijo que se trata de "una mala época de tu vida, que pasa porque la ciencia avanza mucho y te hace una persona más fuerte para luchar por tus sueños".

Selina relató que durante la travesía por el estrecho de Gibraltar, en la que recorrió 17.500 metros, nadó con un banco de atunes, a unos 150 metros de ballenas y tuvo que subir a una zodiac porque un petrolero navegaba en su dirección.

Al finalizar la travesía "comencé a aplaudir y me sentí muy feliz. Luego subí a una barca de vuelta a Tarifa y observaba el camino que había recorrido, no solo nadando, sino todos los inconvenientes que había vivido en el último año".

"Merece la pena haber estado un año entrenando y con una dieta alimenticia para poder hacer esto", afirmó Selina, quien avanzó que el próximo sábado volverá a realizar una travesía, esta vez de Lanzarote a Fuerteventura.

La joven valenciana, diplomada en Relaciones Laborales, entregó al IVO un cuadro con un mapa de la travesía del Estrecho de Gibraltar, tres fotos con la lancha, las ballenas y el petrolero que encontró por el camino y la frase "Gracias por hacerme sentir parte del mar".

Manuel Llombart aseguró que con este caso se trata de vender iconos nuevos sobre el cáncer

Por su parte, Manuel Llombart Fuertes afirmó que con este caso "se trata de vender iconos nuevos, ya que los antiguos iconos sobre el cáncer deben desaparecer y cambiarse por ejemplos tan vivos e intensos como el de Selina".

La doctora Amparo Ruiz destacó la "valentía" con la que Selina asumió el diagnóstico y afirmó que es "un ejemplo" para que las mujeres sepan que tras un cáncer de mama "se puede incorporar a su vida normal e incluso cruzar el estrecho de Gibraltar".

Desde que finalizó el tratamiento en mayo de 2006 hasta la actualidad, Selina ha participado en travesías en los puertos de Denia, Barcelona, Tarragona, Alicante o Valencia, y las playas de Cullera, Pinedo o Albir, entre otras.