Los hechos se iniciaron como consecuencia de una investigación coordinada a nivel nacional por la Unidad de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial, que descubrió que un equipo informático ubicado en la localidad de San Fernando estaba siendo utilizado para descargar material pornográfico en el que aparecían menores de edad.

Así, el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Comisaría de San Fernando, con la correspondiente autorización judicial, practicó un registro en el domicilio de esta persona, que carecía de antecedentes. En el registro se comprobó que en el único equipo informático existente en la casa había material pedófilo.

De esta manera, tras ser detenido el pasado 19 de octubre y puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de San Fernando por un presunto delito de pornografía infantil, quedó en situación de libertad con cargos.

La investigación se mantiene abierta en cuanto al análisis de los efectos informáticos intervenidos.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.