El hombre, con antecedentes policiales anteriores a estos hechos, se hizo pasar supuestamente por agente inmmobiliario desencadenándose los hechos cuando la Policía Nacional, según ha informado en una nota de prensa, recibió varias denuncias en las que afirmaban que, tras estar interesadas en el alquiler de un piso en el centro de la capital granadina, contactaban con este individuo a través de Internet.

A instancias del supuesto agente inmobiliario habían ingresado en una cuenta bancaria 450 euros, excepto una persona que denuncia que hizo el ingreso de 1.000 euros, con motivo de realizar la reserva, si bien posteriormente habían perdido todo contacto con el mismo, tanto por correo electrónico como telefónicamente.

Más tarde pudieron comprobar "que ni el piso de alquiler ni la supuesta inmobiliaria existían", añade la nota.

Iniciadas las investigaciones por parte del grupo de delincuencia tecnológica de la Comisaría Provincial de Granada, tendentes a la identificación y localización de quien pudiera haber llevado a cabo estos sucesos, y realizadas ciertas comprobaciones, los agentes reunieron los suficientes indicios para la atribución de responsabilidades en la presunta autoría de los hechos.

Tras la verificación de ciertos datos y la identificación y localización del presunto autor de los hechos, los policías establecieron un dispositivo para su detención, procediendo a la misma y poniéndolo luego a disposición de la autoridad judicial.

Consulta aquí más noticias de Granada.