Todos son medidas de prevención. La Junta ha anunciado que en su II Plan de Salud Mental (dotado con 15 millones de euros) hará un seguimiento individualizado a los niños de padres con problemas de salud mental o drogadicción, así como a los pacientes que reciban el alta y tengan riesgo de desarrollar algún trastorno.

Además, harán visitas a la población reclusa, que presenta mayores índices de padecer estas enfermedades que el resto de la población.

Otro de los retos es que haya 8 médicos por cada 100.000 habitantes, superando los cinco que recomienda la OMS.

Este segundo plan contempla también cinco nuevos equipos de salud mental, además de tres comunidades terapéuticas más, cinco hospitales de día y una unidad de hospitalización de agudos.