Habían bebido alcohol y se chocaron contra diez vehículos y una farola. La Policía Local de Gijón ha detendio a dos conductores que provocaron varios accidentes durante la noche del lunes.

El primero es A. M. S. S., tiene 39 años y es vecino de Gijón. Conducía un AUDI 100 y en su test de alcoholemia dio 0,88 miligramos por litro de aire espirado. Lo máximo que se permite es 0,25.

Circulaba por las calles golpeando a los coches sin pararse a ver lo que les había hecho. Provocó daño en seis vehículos que estaban correctamente estacionados.

El segundo detenido es F.M.S.A., tiene 42 años y es vecino de Las Palmas de Gran Canaria. Se negó a hacerse la prueba de alcoholemia, por lo que la policía le acusó de un delito de desobediencia grave y otro contra la seguridad del tráfico.

Conducía un Mercedes, derribó una farola, y chocó contra dos motos y otros tantos turismos aparcados. Y aunque los testigos le animaron a que dejara de conducir no les hizo caso.