Mujer asesinada
Levantamiento del cadáver de la joven asesinada ayer en Córdoba EFE

Sobre las 13.00 horas de esta mañana, el servicio de emergencias del 061 recibió una llamada de la Policía Nacional avisándoles del fallecimiento de una mujer en el Polígono del Guadalquivir de Córdoba.

Estas mismas fuentes han informado de que el cuerpo de una mujer, Fuensanta P. P. de 34 años de edad, fue hallado gracias a la llamada de un hombre, la ex pareja de la fallecida, que precisó el lugar exacto del cadáver (manzana número 7 del polígono).

El suceso tuvo lugar en torno a las 12.45 horas cuando, al parecer, el agresor, de 36 años, se había dirigido al domicilio de la víctima en la calle Libertador Juan Rafael Mora, en la manzana 7 del barrio del Guadalquivir de Córdoba. Una vez allí, se habría iniciado una discusión entre ambos que terminó en torno a las 13.00 horas cuando el hombre degolló a la mujer, al parecer con un cuchillo de cocina.

Las mismas fuentes indicaron que al parecer la pareja había roto recientemente su relación. El arrestado presentaba en el momento de su detención manchas de sangre en su ropa que está siendo analizada para ver si corresponde a la víctima.

Él mismo se acusó de haber cometido el crimen, asestando a la víctima una puñalada en el cuello que le causó la muerte. Por ahora aún se desconoce si el individuo ha pasado a las dependencias policiales.

La mujer, tras recibir el corte en el cuello, fue atendida por los servicios de emergencias sanitarias, que acudieron al lugar de los hechos pero que no pudieron hacer nada para salvar su vida. Según informa la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) de la Junta de Andalucía-061, la joven fue atendida por los médicos en el portal de su vivienda y presentaba una herida en el cuello causada por un arma blanca, si bien la gravedad de la misma hizo que fuera imposible evitar el fallecimiento.

La directora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Córdoba, María Paz Gutiérrez, manifiesta que se dará ayuda psicológica a los familiares y se presentará como acusación popular en el proceso judicial.

El hombre ha sido detenido inmediatamente y actualmente está prestando declaración ante la Policía Nacional, después de que él mismo diera aviso de lo sucedido. La directora del IAM explicó que la mujer "no tenía ninguna denuncia interpuesta, ni ninguna orden de protección" y tampoco había pedido ayuda en ningún momento a los centros de emergencia del Instituto, ni al servicio de acogida. Según dijo, "por desgracia se trata de la víctima número 55 en España", una cifra que, como apuntó, le entristece muchísimo porque, "a pesar de que en el día a día continúan trabajando, hay todavía mucha violencia oculta porque hay muchas mujeres que no se atreven a pedir ayuda".

Emotiva despedida


Los vecinos del Polígono del Guadalquivir despidieron con aplausos el cuerpo sin vida de Fuensanta. El suceso atrajo la atención de los vecinos, que se mantuvieron expectantes desde las ventanas y las aceras a todo lo que sucedía en el portal, donde se encontraba el cuerpo de la mujer después de que los médicos del 061 hubieran intentado reanimarla sin éxito. Allí, los primeros familiares de la víctima que llegaban tras conocer la noticia intentaban consolarse unos a otros, mientras que unos treinta vecinos comentaban lo sucedido y condenaban la violencia sexista agolpados tras la valla que separa el edificio de una pequeña zona ajardinada.

Todos los vecinos coincidían en calificar a Fuensanta P.P. como una mujer buena, trabajadora y que "siempre estaba dispuesta a ayudar a los demás", según comentó Basilia Rodríguez, una de las vecinas de la fallecida. Los que la conocían decían que era una mujer que vivía sola en compañía de un perro, que solía llevar a pasear por el barrio y que trabajaba en una empresa de limpieza.

La tía de la víctima, Carmen del Pozo, confirmó a los periodistas que la mujer había mantenido una relación sentimental durante tres años con el supuesto agresor -"que no me gustaba para ella", dijo- si bien, hacía ocho o nueve meses que se habían separado. Del Pozo aseguró que, desde que pusieron fin a su relación, "Fuensanta no ha recibido ninguna amenaza" por parte de su ex pareja, de 36 años. De hecho, fuentes policiales confirmaron a Efe estos extremos y que la mujer, que no tenía hijos, no había presentado ninguna denuncia contra su agresor. La víctima, que según su tía era viuda, acababa de llegar de pasar unos días en Brasil, donde estuvo visitando a una familia amiga de la suya. Del Pozo comentó que el supuesto homicida "llamó a la madre de Fuensanta para pedirle perdón por lo que había hecho, aunque no le especificó lo sucedido". "Yo lo que espero es que la Justicia no se haga la loca" y que el supuesto homicida "no esté a los dos días en la calle", manifestó Del Pozo.

Una amiga de la víctima, Yolanda Mohedano, indicó que el detenido "estuvo siguiendo anoche" a Fuensanta, y hoy le abrió la puerta "confiando en que no le iba a hacer nada" ya que, al parecer, sólo pretendía recoger un móvil. Sobre las 14.55 horas llegaron al lugar de los hechos la forense y el fiscal de la Audiencia Provincial, que permanecieron en el interior del inmueble hasta poco después de las 15.30, minutos antes de que los operarios del tanatorio procedieran al levantamiento del cadáver. En esos momentos estalló de nuevo el desconsuelo de los familiares, que lloraban por la muerte de "Santi", que era como la llamaban familiarmente, mientras que los vecinos aplaudieron la marcha de los restos mortales.

A disposición judicial 

El supuesto autor de la muerte de Fuensanta P.P. ha quedado hoy a disposición judicial después de pasar la noche en dependencias del Cuerpo Nacional de Policía. Fuentes judiciales indicaron a Efe que el detenido se encuentra actualmente a la espera de prestar declaración en el Juzgado de Violencia de Género de la capital cordobesa. . El funeral de Fuensanta P.P. tendrá lugar a las 17.00 horas de hoy en la Iglesia de San Ignacio