El arquitecto jefe de la Sagrada Familia , Jordi Bonet, augura una catástrofe si el túnel del AVE entre las estaciones de Sants y Sagrera, pasa bajo la calle Mallorca, al lado del templo.

"Dicen que no pasará nada", lamentó Bonet, quien aseguró que incluso en "la obra más segura del mundo", un conjunto de túneles en Boston (Estados Unidos) "también se han caído cosas y ha habido muertos".

"No se puede decir que no hay riesgo. Quien diga que no pasará nada es un temerario"
Jordi Bonet afirma que "no se puede decir que no hay riesgo,
el riesgo cero no existe y nadie puede decir que no pasará nada, y quien lo diga es un temerario".

El máximo responsable técnico del templo se remite a los muertos que ha habido durante las obras del AVE en toda España, "una docena", y recuerda que "a principios de septiembre cayó un puente con dos muertos en Galicia".

En relación al posicionamiento del Ministerio de Fomento, que ya ha anunciado que las obras del túnel comenzarán a principios del año , el Ajuntament de Barcelona y la Generalitat sobre el trazado del túnel, Jordi Bonet aseguró que "rectificar es de sabios, hay alternativas que no se estudian", como el paso por el litoral.

Estructura singular

El arquitecto indica que la Sagrada Familia tiene una estructura singular y característica y por ello "no hay experiencia" previa sobre el riesgo que puede suponer el paso del túnel por sus inmediaciones.

Precisó que el paso de los trenes generará "vibraciones" que no garantizarán la seguridad ni en el templo ni en la propia obra "en caso de movimiento sísmico o un accidente por causas naturales".

"No tenemos que tentar lo que es evitable", comentó Bonet que apunta a "unicamente un movimiento de cuatro milímetros" como causa de daños "irreparables" en la Sagrada Familia.