Lleva siete meses sentado frente a los juzgados a la espera de una sentencia
Francisco Garre, frente al Palacio de Justicia de Murcia.

Ayer vino a Murcia el ministro de Justicia, pero no le vio. Francisco Garre Cánovas, harto de esperar a que el Tribunal Superior de Justicia de Murcia haga caso a sus denuncias contra la honestidad de cuatro abogados, decidió acampar cada mañana frente al TSJ. Ayer también estaba, justo cuando llegó el ministro de Justicia, Mariano Fernéndez Bermejo, que no le vio tras la ola de periodistas.

Francisco lleva cuatro años esperando a que el TSJ decida si condena a cuatro letrados de la Región que con su lentitud le han hecho perder dinero.

Por esta razón, Francisco pide que se cree un órgano de justicia que investigue la honestidad de los abogados y que tenga capacidad para inhabilitar a los corruptos.

El ministro Bermejo

Sonada bienvenida: Con pancartas de subidas salariales fue recibido ayer en Murcia el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. Vino a ver de cerca los problemas en los juzgados.

Retraso de cuatro años: El ministro reconoció ayer que existe un retraso de cuatro años en los contenciosos-administrativos por falta de personal en los juzgados.

Ciudad de la Justicia: Fernández Bermejo no sabe cuándo terminarán las obras de la Ciudad de la Justicia.

La anécdota: La madre de María Cruz S., una joven asesinada en octubre de 2005 por un marroquí en Caravaca, se acercó al ministro para exigirle justicia por su hija. El asesino ha sido condenado a 50 años de cárcel.