La ópera prima de Miguel del Arco arranca carcajadas al público con la tragicómica historia de una familia

  • VALLADOLID, 22 (EUROPA PRESS)
Fotograma de 'Las Furias'
Fotograma de 'Las Furias'
SEMINCI

La película encargada de abrir la 61 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), 'Las furias', ópera prima de Miguel del Arco, ha logrado arrancar las carcajadas del público del festival durante su proyección con un drama con toques de humor en el que los desequilibrios de sus personajes ponen a la familia de la que forman parte al borde del abismo y, al tiempo, refuerzan sus vínculos.

La cinta muestra al espectador la peculiar familia Ponte Alegre, una combinación de apellidos que se presenta como una paradoja y un toque más de comedia a lo que, sin embargo, ha definido como "dramón" uno de sus protagonistas, Alberto San Juan, quien interpreta a Aquiles.

Al frente de la familia se sitúa Leo Ponte, a quien da vida en la pantalla José Sacristán, una estrella de la interpretación afectada por una enfermedad degenerativa que le ha privado aparentemente de entendimiento y sólo es capaz de repetir una y otra vez los diálogos de las obras que representó en el teatro.

La exmujer de Ponte, Marga Alegre -interpretada por Mercedes Sampietro-, es una psiquiatra que mantiene una relación sentimental con su joven asistente, Julia -Bárbara Lennie-, que trata de ocultar mientras se preocupa por el estado de su nieta, María -Macarena Sanz-, la cual se ve aquejada de algunos episodios psicóticos. La madre de María, Cassandra -Carmen Machi- conduce un programa de radio mientras su matrimonio se encuentra en crisis.

A sus 65 años, Marga anuncia su intención de vender la residencia de verano familiar, una casona ubicada en la costa norte de España, y todos los Ponte Alegre viajan juntos para realizar inventario de los objetos de la vivienda. Al mismo tiempo, Héctor -Gonzalo de Castro- decide aprovechar el viaje para contraer allí matrimonio con su novia, Ana -Emma Suárez-, con quien mantiene una relación sentimental desde hace más de 15 años. En la casona vive Aquiles, el otro de los hijos de Marga y Leo, quien trata de recopilar en un libro la historia, con todos sus demonios, de la familia.

"ENCONTRAR LA REDENCIÓN"

Este drama, sin embargo, se encuentra cargado de humor y de "vitalismo", tanto que su director, Miguel del Arco, ha insistido en que en 'Las furias' los personajes "tratan de abrirse paso" a través de la vida "hasta encontrar la redención".

Del arco se ha pronunciado así en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por varios de los actores que toman parte en el filme y miembros del equipo técnico. Así, Gonzalo de Castro ha subrayado que 'Las furias' es en sí misma "un acto de fe" con un guión "bien construido" y "nada convencional".

Mercedes Sampietro, por su parte, ha defendido su personaje como "el más contemporáneo" de cuantos hay en la obra, pero también como el que "más debe enfrentarse con las furias familiares".

En declaraciones recogidas por Europa Press, Macarena Sanz ha enfatizado la "sensibilidad" de su personaje y ha insistido en que todo el rodaje ha sido "una nube de felicidad" en la que ha estado muy acompañada por José Sacristán, de quien ha acabado "enamorada" y con quien trabajar ha sido "puro juego".

Sin embargo, Alberto San Juan ha subrayado la "tensión medioambiental" que el rodaje cinematográfico, con sus escenarios en exteriores, genera respecto al teatro, donde el trabajo es "más relajado".

Precisamente Miguel del Arco, quien ha desarrollado su carrera como director principalmente en el teatro, ha reconocido que el trabajo diario de realización de una película genera "muchos momentos de frustración" que, no obstante, conlleva una "adrenalina" de la que se ha declarado "enganchado", por lo que ha augurado que esa sensación es responsable de que "probablemente" haga una segunda película tras la experiencia de 'Las Furias'.

DESEQUILIBRIOS MENTALES

Del Arco también se ha referido a la importancia que los trastornos mentales tienen en la cinta, algo sobre lo que quería indagar dado que parecen "las enfermedades del futuro" y, en cambio, "hay mucho miedo hablar de ello". "Cada día estamos más tarados", ha sentenciado el realizador madrileño, responsable también del guión.

Miguel del Arco nació en 1965. Formó parte de la Dayton Ballet Company y estudió con Víctor Ullate, tareas que simultaneó con sus estudios en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (Resad) y la Escuela Superior de Canto. Tras ello, ha compaginado su faceta de actor con la realización de textos para la televisión y teatro, así como la dirección de montajes escénicos.

En 1998 debutó como director con su primera adaptación teatral, 'En el aire'. En el año 2002 funda, junto a Aitor Tejada, Kamikaze Producciones. Juntos rodaron tres cortometrajes con los que ganaron más de un centenar de premios en festivales.

En 2009 pusieron en marcha su primera producción teatral, 'La función por hacer', una adaptación libre de 'Seis personajes en busca de autor', de Pirandello, que recibió siete Premios Max. En 2010 dirigió a Nuria Espert en 'La violación de Lucrecia', de William Shakespeare. En 2011 Kamikaze coprodujo junto al Teatro de la Abadía 'Veraneantes', versión libre de la obra homónima de Gorki, que se alzó con cinco Premios Max.

Del Arco también ha adaptado y dirigido otras funciones como 'De ratones y hombres', de John Steinbeck (Premio Valle Inclán 2013) o 'El inspector de Gogol'. Además es autor y director de 'El proyecto Youkali', 'Juicio a una zorra' y 'Deseo', entre otros. En 2013 fue galardonado con el Premio de la Cultura de la Comunidad de Madrid.

'Las Furias', que podrá verse en las salas de toda España a partir del 11 de noviembre, es su primer largometraje como cineasta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento