Birmania
Manifestantes protestan frente a la embajada de Birmania en Kuala Lumpur, Malasia (Efe / A. Yusni) EFE / AHMAD YUSNI

El ex primer ministro de Singapur, Lee Kuan Yew, fundador del actual Singapur, alertó de que la crisis que vive Birmania es una "bomba de relojería", y que la misión de desactivarla corresponde a la Asociación de Naciones del Sudeste de Asia (ASEAN).

Lee indicó que los países de la ASEAN saben que se llegará a un "punto sin retorno" si la situación en Birmania se deteriora con un mayor empleo de la violencia para aplacar al pueblo.

"Es por el mejor interés de cada país de la ASEAN por lo que hay que ayudar a estabilizar Myanmar", declaró Lee, que aunque ya está retirado de la vida política es una de las voces más respetadas en la región.

Es por el mejor interés de cada país de la ASEAN por lo que hay que ayudar a estabilizar Myanmar

A su vez, alabó el comunicado que la semana pasada emitió la ASEAN, en el que el organismo expresaba su repulsión por la brutal reacción de la Junta Militar birmana a las multitudinarias manifestaciones a favor de la democracia

La declaración fue considerada por los analistas como una de las más comprometidas de la ASEAN, frecuentemente criticada por su política de no intervenir en los asuntos internos de sus socios.

Birmania ingresó en la ASEAN en 1997, una iniciativa del resto de socios (Brunei, Tailandia, Singapur, Filipinas, Malasia, Indonesia, Laos y Vietnam) para que emprendiera reformas hacía la democracia.

Reunión abierta en la ONU

El enviado especial de la ONU a Birmania (Myanmar), Ibrahim Gambari, presentará hoy su informe sobre la represión en ese país de protestas pacíficas en una sesión abierta del Consejo de Seguridad, a pesar de las reticencias de China.

Gambari se reunió ayer en privado con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. "Hemos llegado a un compromiso sobre el procedimiento, y esperamos tener una buena reunión", dijo el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador de Ghana, Leslie Kojo Christian.