Pleno del Ayuntamiento de Barcelona
Pleno del Ayuntamiento de Barcelona de septiembre. EUROPA PRESS

El pleno de Barcelona ha aprobado este viernes definitivamente modificar las ordenanzas fiscales para incluir una nueva tasa para pisos vacíos de grandes tenedores, medida que ha contado con el apoyo del Gobierno de BComú y el PSC y de ERC, la abstención de CiU, C's y la CUP y el voto en contra del PP.

La nueva tasa, que entrará en vigor cuando se publique en el Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona (Bopb) -previsiblemente en unos diez días-, es de 633 euros para dueños de pisos vacíos durante más de dos años, y pretende costear la inspección y tramitación de expedientes y sanciones, algo que hasta ahora asumía el Ayuntamiento.

Una vez aplicada esta tasa de 633 euros se cobrarán otros 286 por cada requerimiento que el Ayuntamiento abra a causa del anterior, con el objetivo de disuadir a los propietarios de tener pisos vacíos de forma injustificada.

En la modificación de las ordenanzas también se incluye rebajar del 90% al 40% la tasa de autorizaciones de solicitudes de ocupación de la vía pública para rodajes de películas, vídeos, televisión, sesiones fotográficas, mudanzas, andamios y grúas.

Con la tasa se costeará la inspección y tramitación de expedientes y sancionesTambién incorpora una bonificación de la tasa de elaboración de informes para la homologación de planes de autoprotección de entidades y asociaciones sin ánimo de lucro que desarrollan actividades de interés social, para garantizar su seguridad.

"Una herramienta más"

El primera teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha sostenido que esta tasa es una herramienta más para garantizar el derecho a la vivienda que "se ajusta perfectamente a la legalidad vigente" y se aplica en otros municipios -ha citado Sabadell y Manlleu (Barcelona), entre otros-, con la que tratan de movilizar estos pisos para ofrecerlos en alquiler social.

La concejal republicana Trini Capdevila ha expresado su apoyo a la medida porque considera que esta tasa "no será la solución pero es un paso hacia adelante", y también ha defendido la reducción de la tasa de ocupación del espacio público y la bonificación de los planes de autoprotección de entidades.

Han explicado sus abstenciones Sònia Recasens (CiU), quien ha avisado de que la tasa "no será suficiente para resolver el problema de la vivienda", mientras que Paco Sierra (C's) ha dicho que es una medida de cara a la galería que busca hacer pagar un impuesto en forma de tasa, y Josep Garganté (CUP) ha apoyado la tasa y los planes de autoprotección, pero no la rebaja de la tasa por ocupación del espacio público.

El concejal popular Javier Mulleras ha explicado su voto en contra porque el PP "pone en duda la legalidad de la tasa, que es una multa encubierta y extralimita la Ley de Vivienda y las competencias del Ayuntamiento", y ha sostenido que la rebaja de la tasa de ocupación del espacio público no es suficiente.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.