Puigdemont en el Parlament
Carles Puigdemont tras superar la cuestión de confianza del Parlament. GENERALITAT/R.MORENO

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha situado este viernes la celebración del referéndum el domingo 17 o 24 de septiembre, aunque ha aclarado que se podría posponer si se acuerda con el Estado.

Puigdemont contempla aplazar el referéndum siempre dentro de un periodo "razonable"En una entrevista en Rac1, Puigdemont contempla aplazar el referendo que prevé convocar en Cataluña si finalmente fuera pactado con el Estado y se acordara celebrarlo más tarde de septiembre de 2017, aunque siempre dentro de un periodo "razonable", porque no sucumbirá a una "maniobra dilatoria".

Pese a que la CUP le ha exigido concretar una fecha para el referendo unilateral en el debate de política general de la próxima semana, Puigdemont ha indicado que no tiene un día pensado aún, pero cree que debe ser un domingo separado en unos 15 días de la Diada, por lo que "puede ser" el día 24 de septiembre del 2017, que coincide la festividad barcelonesa de La Mercè.

Ha descartado que sea un "9N dos", porque sólo habrá una pregunta con respuesta binaria sobre la independencia y "el resultado que salga nos vincula", hasta el punto que, si gana el 'sí', "la consecuencia es la proclamación de la independencia".

En todo caso, Puigdemont ha subrayado que el compromiso de acordar el referendo con el Estado "no caduca" y, si se diera esta circunstancia, "se podría retrasar", pues está abierto a pactar la fecha, la pregunta, el quórum y la moratoria hasta volver a celebrar otro referéndum en caso de perder el 'sí'.

El president ha explicado que el próximo día 10 participará en Madrid en un coloquio que le servirá para explicar la hoja de ruta desvelada durante la cuestión de confianza celebrada en el Parlament, pero por el momento, según ha explicado, no se plantea "llamar a la puerta" del Gobierno, pues está "en refunciones".

La CUP pide fijar fecha concreta

La portavoz de la CUP en el Parlament, Anna Gabriel, ha indicado este viernes que su grupo pedirá en el Debate de Política General que se fije la fecha concreta en que tendrá lugar el referéndum de autodeterminación en Cataluña, así como una comisión internacional que trabaje por el reconocimiento externo. Para la CUP es importante fijar una fecha concreta porque el referéndum "es un hecho transcendental"

Según ha indicado Anna Gabriel en declaraciones a Catalunya Ràdio, la CUP es partidaria de que se fije lo antes posible una fecha concreta para el referéndum, aunque el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ya avanzó que tendría lugar dentro de la segunda quincena de septiembre de 2017.

En opinión de la portavoz del grupo de la CUP, es importante fijar una fecha porque el referéndum "es un hecho absolutamente trascendental" ante el cual hay que prepararse con tiempo suficiente, y también para evitar alargar el proceso, en el contexto de lo que se ha venido en llamar como "procesismo".

Anna Gabriel se ha mostrado partidaria de que se cree una "mesa de trabajo" que acuerde cuestiones concretas vinculadas con el referendo, como por ejemplo el censo electoral y quién lo convoca, puesto que existe la opción de que sea el Govern, pero también podría ser el Parlament quien lo haga, ha señalado.

Otra materia que estudiar, ha explicado, sería "la respuesta institucional que damos desde Cataluña en el caso de que el Estado tome represalias".

 El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, contempla aplazar el referendo que prevé convocar en Cataluña si finalmente fuera pactado con el Estado y se acordara celebrarlo más tarde de septiembre de 2017, aunque siempre dentro de un periodo "razonable", porque no sucumbirá a una "maniobra dilatoria".
Así se ha expresado Puigdemont en una entrevista en la emisora Rac1 que ha realizado antes de volar hoy "en turista" a Portugal, en donde saludará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy: "Siempre que nos hemos encontrado ha sido una conversación no diré de ascensor; cordial, pero que no va a más".
Más tarde, el próximo día 10, el presidente catalán hará otro viaje, en este caso a Madrid, para participar en un coloquio que le servirá para explicar la hoja de ruta desvelada durante la cuestión de confianza celebrada en el Parlament, pero por el momento, según ha explicado, no se plantea "llamar a la puerta" del Gobierno, pues está "en refunciones".
Pese a que la CUP le exigió ayer concretar una fecha para el referendo unilateral en el debate de política general de la próxima semana, Puigdemont ha indicado que no tiene un día pensado aún, pero cree que debe ser un domingo separado en unos 15 días de la Diada, por lo que "puede ser" el día 24 de septiembre del 2017, que coincide la festividad barcelonesa de La Mercè.
Ha descartado que sea un "9N dos", porque sólo habrá una pregunta con respuesta binaria sobre la independencia y "el resultado que salga nos vincula", hasta el punto que, si gana el 'sí', "la consecuencia es la proclamación de la independencia".
En todo caso, Puigdemont ha subrayado que el compromiso de acordar el referendo con el Estado "no caduca" y, si se diera esta circunstancia, "se podría retrasar", pues está abierto a pactar la fecha, la pregunta, el quórum y la moratoria hasta volver a celebrar otro referéndum en caso de perder el 'sí'.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.