Trabajadores
Varios trabajadores en su oficina. GTRES

Más de la mitad de las empresas, en concreto el 53%, reconoce que tiene en plantilla a trabajadores que practican el presentismo laboral, es decir, que aunque están presentes en su puesto de trabajo, dedican parte de su tiempo a cuestiones que no están relacionadas con su actividad profesional. Según un estudio de Adecco, este porcentaje es siete puntos superior al de un año antes. Entre el 53% de las empresas que sí reconoce tener trabajadores presentistas, este fenómeno sólo afecta a pocos o algunos empleados.

Están en su puesto de trabajo pero dedican tiempo a cuestiones personalesLa práctica presentista más habitual es la utilización de Internet, email y redes sociales para asuntos personales y en horas de trabajo, tal y como constatan el 97% de las empresas que han detectado presentismo en sus empleados. Las pausas para cafés, desayunos o almuerzos (93%), la entrada tardía o salida temprana del puesto de trabajo (93%), las ausencias breves y repetitivas por otros motivos (88%) y el tabaquismo (80%) son otras de las formas más comunes de presentismo.

El informe revela que el perfil del trabajador presentista se corresponde con el de hombre o mujer, indistintamente, mayor de 35 años, que tiene un contrato indefinido y a tiempo completo. En el estudio se subraya que la falta de flexibilidad y la escasa aplicación de mecanismos de conciliación afectan de forma especialmente intensa al periodo de maternidad de las mujeres con hijos menores de 2 años (24%), así como a situaciones de insatisfacción profesional (22%).

Cómo controlar el presentismo

Los métodos de control del presentismo más utilizados son el control de los horarios de entrada y salida (88%), las restricciones en el uso de Internet (29%), las restricciones del correo electrónico (23%), el apagado de luces (7%) y el establecimiento de horas límite para las reuniones (3%).

Aunque la flexibilidad horaria es uno de los métodos más eficaces para combatir este fenómeno, el 20% de las empresas no ofrece flexibilidad a sus trabajadores y el 46% sólo la aplica a menos del 25% de la plantilla. En este sentido, Adecco aprecia importantes diferencias entre las pymes y las grandes empresas. Mientras que seis de cada diez pymes no ofrecen flexibilidad o lo hacen con menos del 10% de los empleados, el 45% de las grandes compañías aplican medidas de flexibilidad en más de la mitad de la plantilla.

Así, el estudio concluye que las empresas españolas prefieren implantar sistemas de control y restricciones que flexibilidad horaria, pese a que la mayoría de trabajadores se comporta responsablemente compensando las horas de presentismo, como afirma el 66% de las empresas en las que no se han implantado medidas de flexibilidad.